mercados de antiguedades

Arte,Artesanías,Cultura,Turismo

2 mercados de antiguedades más famosos

18 Dic , 2018  

Mercados de antiguedades 

Los mercados de antigüedades son los sitios perfectos para descubrir objetos de otras épocas e incluso misteriosos tesoros pueden convertirse en verdaderos objetos de colección. Gracias a la variedad de artículos y tiendas que alberca cada uno, no pueden existir dos lugares iguales y gracias a eso, alrededor del mundo muchos mercados han crecido tanto de manera física como en popularidad, consagrándose como sitios emblemáticos de las ciudades que los vieron nacer.

El día de hoy, te presentamos dos de estos mercados, que en Europa y América han sido un punto de referencia para locales y extranjeros.

El mercado de las pulgas, París 

También conocido como Marché aux puces de San Ouen-Clignancourt es considerado el mercado de pulgas más antiguo del que se tiene registro. Desde hace poco más de 100 años se ha establecido en uno de los barrios más populares de la capital de Francia y desde 1885 ha sido conocido por la cantidad de comerciantes que colocaba sus puestos cada fin de semana, así como de los parisiones y extranjero que llegan al sitio a buscar todo tipo de artículos.

Actualmente se tiene un registro de 3000 locales, que se encuentran establecidos de manera oficial a lo largo de calles dentro del barrio. Se divide por zonas, en cada una se pueden encontrar tienes especializadas en: Joyería, muebles, libros antiguos, artefactos para casa, puertas, candelabros, ropa y casi cualquier articulo que pueda venderse o comprarse, siempre y cuando se encuentren en excelente condiciones.

El mercado de San Telmo, en Argentina 

La historia de este sitio es muy curiosa, pues comenzó como un proyecto del arquitecto Juan Antonio Buschiazzo para el emprendedor Antonio Devoto, creado alrededor de 1897. Este edificio cuenta con una estructura de hierro, planchas de chapa y piezas de vidrio, inspirados en edificios de la toscana italiana era el lugar donde la venta de pescado, carne vacuna, de pollo, cerdo; verduras y frutas se concentraba. El lugar realmente fungió como un mercado de alimentos, pero en 1930, con la añadidura de dos brazos con salidas a diferentes calles, algunos anticuarios pasaron a formar parte del inmueble.

La creación de este sitio tenía como objetivo dar a conocer algo que no era convencional en Buenos Aires, pero si muy común en países de Europa, lo que generaba curiosidad entre la gente del barrio donde se instauró la edificación, la cual lleva su nombre. Poco a poco, más y más anticuarios y cafés vintage han florecido en este lugar, pero aún así, los locales de comida no se han ido del todo. Actualmente el lugar también es conocido como el mercado de pulgas de San telmo o la feria de antigüedades de San Pedro, y es considerado todo un festival callejero entre los habitantes de la ciudad, como por extranjeros que van a visitarlo. A

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]