Mariachi,Música,Tradición

Canciones para enamorar con una serenata

14 Oct , 2019  

serenatas df

Llevarle serenata a tu pareja y cantarle desde lo más ronco de tu pecho es una de las tradiciones más antiguas y románticas de México. No es necesario que seas un cantante profesional o que tengas la entonación perfecta, ya que las serenatas df son una forma de expresar tus sentimientos y hacerle saber a la persona cuánto la amas o, en algunos casos, que estás arrepentido de lo que hiciste y quieres que te perdone. Desde el origen de las serenatas, éstas han experimentado varios cambios, pero su esencia sigue siendo la misma; así que, si quieres llevarle serenata a ese alguien especial, a continuación, te recomendamos algunas de las mejores canciones para hacerlo. Sin duda, será un detalle muy romántico e inolvidable.

  • Serenata sin luna, de José Alfredo Jiménez

No hace falta que salga la luna
Pa’ venirte a cantar mi canción
Ni hace falta que el cielo este lindo
Pa’ venir a entregarte mi amor
No encontré las palabras precisas
Pa’ decirte con mucha pasión
Que te quiero con toda mi vida
Que soy una esclavo de tu corazón

  • Deja que salga la luna, de Pedro Infante

Cuando estoy entre tus brazos
Siempre me pregunto yo
Cuánto me debía el destino
Que contigo me pagó
Por eso es que ya mi vida
Toda te la entrego a ti
Tú que me diste en un beso
Lo que nunca te pedí

  • Hermoso cariño, de Vicente Fernández

Hermoso cariño, hermoso cariño
ya estoy como un niño
con nuevo juguete
contento y feliz no puedo evitarlo
y quiero gritarlo hermoso cariño
Que Dios ha mandado,
nomás para mí.

  • Contigo en la distancia, de Luis Miguel

No hay bella melodía
En que no surjas tú
Ni yo quiero escucharla
Si no la escuchas tú

Es que te has convertido
En parte de mi alma
Ya nada me consuela
Si no estás tú también

  • Si nos dejan, de José Alfredo Jiménez

Si nos dejan
Buscamos un rincón cerca del cielo
Si nos dejan
Haremos con las nubes terciopelo
Y ahí juntitos los dos
Cerquita de Dios
Será lo que soñamos
Si nos dejan
Te llevo de la mano corazón
Y ahí nos vamos

Una vez, nada mas
se entrega el alma
con la dulce y total
renunciación,
y cuando ese milagro realiza
el prodigio de amarse,
hay campanas de fiesta que cantan
en el corazón

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]

,