Arte,Artesanías,Cultura

Un arte poblano: La talavera

5 Jun , 2018  

Objetos mexicanos

Uno de los objetos mexicanos más hermosos y destacados de México es el que se produce en el Estado de Puebla: La talavera. Su origen se remonta a la época colonial y es una muestra del mestizaje entre la cultura del viejo mundo y la de los pobladores originales del territorio mexicano. Gracias a la calidad de la arcilla de las localidades de Atlixco y Cholula, además del tipo de acabado vítreo, los productos resultantes de la práctica pueden ostentar la famosa “denominación de origen”.

A nivel mundial, este arte es reconocido no solo por su belleza como artículo de decoración, sino por la tradición y valores culturales que involucra su producción. Es considerada como una de las artesanías mexicanas más reconocidas. Es un tipo de cerámica mayólica- una forma de decoración nacida en el renacimiento- que comenzó en Puebla alrededor del año 1550, cuando un grupo de artesanos españoles comenzaron a producir la loza estannífera, lo que posteriormente se conocería como talavera.

Combinando su oficio con las técnicas y conocimientos sobre arcillas que poseían los pueblos indígenas, este arte se consolidó y permitió que fuera ampliamente conocida por toda la Nueva España. Con una combinación de técnicas chinas, italianas, españolas e indígenas, poco a poco los talleres alfareros crearon su propio estilo, diseño y técnica de trabajo para crear las famosas piezas con colores blanco y azul.

Fue tanto su auge y crecimiento que el fueron regulados por la corona española para que la industria tuviera gremios, estándares y la calidad del producto siempre fuera la misma. Además de dejar claras las normas más básicas, como el uso de materia prima, acabados, decoración y los parámetros necesarios para evitar la falsificación.

Aunque ha tenido periodos de crisis, talleres como “La talavera de la Reyna” buscaron fomentar a su producción y que no se perdiera la esencia que por más de 400 años había permanecido en el estado, invitando a que artistas y maestro unieran esfuerzos para crear nuevos modelos, piezas y acabados decorativos que dieran una identidad moderna al trabajo en Talavera.  Cambiando así las piezas tradicionales de uso común como platos, jarrones, floreros, lavamanos y loceta por figuras decorativas como animales, flores y formas humanas.

El centro histórico de Puebla, además de otras zonas del país, se encuentran decoradas con azulejos de talavera, lo que permite ver como este trabajo fue una parte importante de la decoración y la arquitectura. El primer cuadro de la Ciudad de México tiene sus propios edificios decorados con este material, como el que alberga a la tienda Sanborns, sobre la calle Francisco I. Madero.

, ,

Arte,Artesanías,Cultura,Turismo

Artesanías emblemáticas de México Parte I

31 May , 2018  

Nuestro país cuenta con una amplia variedad de arte que viene directamente de sus raíces: la alfarería mexicana, los alebrijes. El trabajo en plata, los tejidos. Cualquier persona del mundo sabe de donde proviene y el valor cultural que guarda cada artículo. Pero a pesar de que existen muchas, hay unas que destacan más, como el caso de las siguientes piezas que más allá de un producto de decoración, son una representación de nuestra historia y tradiciones.

Gracias al portal de México Desconocido, los usuarios tuvieron la oportunidad de elegir las artesanías más representativas dentro de la República Mexicana, obteniendo los siguientes resultados:

Sombrero de Charro

Es quizás el mayor referente de México en el mundo. Un complemento que nació para cubrir una necesidad básica y se transformó en un artículo que se formó parte de la identidad mexicana. El charro originalmente ocupaba sombreros de este tipo para protegerse del sol mientras supervisaba las labores del campo. En el siglo XIX, estos sombreros que regularmente estaban hechos de fibras comenzaron a ser modificados y poco a poco ser más elaborados para que fueran ocupados en eventos especiales y celebraciones religiosas.

Talavera Poblana

Sin duda no existe mejor muestra del mestizaje en la cultura que este tipo de arte. Es una mezcla entre la alfarería presente en las culturas mesoamericanas y el arte del vidriado y esmaltado español. La materia prima se encontró entre los valles de Puebla, por lo que fue esta ciudad quien comenzó a albergar en sus calles a los maestros loceros. Gracias a la reglamentación y el gremio que creo el Virrey a mediados del siglo XVII, fue lo que permite que ahora está artesanía pueda tener denominación de origen.

Barro negro

Oaxaca es cuna de varias de las artesanías más hermosas del país y una de ellas es su trabajo en barro negro. A pesar de que se ha trabajo en la región desde la época precolombina por zapotecos y mixtecos, es hasta la década de los años 50 cuando una artesana impulsa su trabajo en su taller de Coyotepec, cuando desarrollo una técnica para darle un acabado oscuro y brillante de sus vasijas, ollas y demás figuras.

Platería

El México prehispánico fue descrito por los españoles como una fuente de riquezas. El oro y la plata eran materiales que los aztecas sabían trabajar y tenían técnicas específicas para darles formas a estos metales. En ciudades como Zacatecas, Taxco, y otros pueblos se estableció el trabajo en plata, lugares que aún conservan su tradición y que se destacan por sus trabajos que muestran la habilidad y el detalle en el trabajo de los maestros plateros.

, , ,

Arte,Cine

Jan Svankmajer, el genio animado

29 May , 2018  

 

 

El gran Jan Svankmajer, seguramente muchos no lo conocen, pero aquí te lo voy a presentar. Él es un cineasta, animador, artista plástico y poeta checo con temática principalmente surrealista, sí todo eso. No fue a ninguna escuela de canto pero es un artista completo.

Podría resumir su arte como de libertad e ilimitada creación, siempre se ha caracterizado por ello. Su cine de bajo presupuesto pero de excelente arte, se ha rehusado e incluso critica entrar en los estándares elitistas de las empresas hollywoodenses y prefiere llegar al público bajo sus propios métodos.

Svankmajer nació en 1934 en Praga, de la recién nacida República Checa. Estudió en el Colegio de Artes Aplicadas en Praga, para después pasar al departamento de marionetas en la Academia de Artes Performativas de Praga.

La principal fuente de inspiración de Jan Švankmajer son importantes autores literarios como Lewis Carroll y Edgar Allan Poe. Y en la mayoría de sus películas emplea la técnica del stop-motion para animar muñecos, actores reales, figuras de arcilla y de plastilina, esqueletos de animales, máquinas, … con los que consigue transmitir en sus obras un clima de pesadilla que nunca deja indiferente al espectador

Su primera película, The Last Trick, fue estrenada en 1964 y desde entonces su prolífica producción tiene un legado estético que une magistralmente live-action, animación, stop-motion, dibujo, montaje, comida y barro. Su legado llega a superar las 30 producciones y actualmente a sus 83 años, después de juntar el monto necesario a través de crowdfunding para poder realizar su última película, presenta Insects.

 

Algunas de sus producciones

 

Dada la calidad visible de su filmografía surrealista, la época en que creció Svankmajer y sus inclinaciones hacia lo onírico y soñador, el director decidió ser partícipe de un experimento que se llevó acabo en un hospital militar –con LSD en 1974. La experiencia, lejos de ser esclarecedora terminó por generar terribles traumas psicológicos en el director.

Recibiendo la sustancia de manera intravenosa, según describió: “Todo se sintió placentero, conforme la droga empezó a tomar control. La primera fase fue como una regresión a la infancia, un sentimiento indefenso. Luego, llegaron los efectos estroboscópicos: cuando levanté mi brazo el movimiento se partía en imágenes estáticas, como un time-lapse, con un diferente color para cada fase”.

No obstante, a partir de ahí todo se fue para bajo, culminando con una temporal pérdida de su sanidad, atacando paranoicamente a los doctores, enfermeras y ayudantes en el hospital Stresovice, en Praga. “Desde entonces tengo inexplicables ataques de ansiedad. Por ejemplo, no podía tomar el tranvía de noche.

La penetración de realidad detrás de las ventanas del tranvía y su reflejo del interior en el vidrio me hacía sentir terrible y tenía que salir y caminar. Este cruce de realidades duales, una estática y otra dinámica, producían en mí el mismo efecto desintegrador de la realidad como la experiencia que tuve con el LSD”.

 

 

Cortometraje Meat Love 1989

 

Éste el es trailer de su más reciente largometraje titulado Insects 2018