Artesanías,Cultura,Tradiciones

Plagio de la artesanía mexicana

31 Jul , 2018  

Si asistes a un lugar turístico o incluso en la propia Ciudad es común encontrar en una tienda de artesanías mexicanas prendas de ropa bordadas de diferentes comunidades indígenas. Es común, ya que se busca fomentar la compra del trabajo de cientos de manos artesanas. Sin embargo, que una tienda en San Diego, California, se presente un diseño típico de la comunidad oaxaqueña de Santa María Tlahuitoltepec, presentándose como parte de la colección de una diseñadora francesa, eso si es más que extraño.

Este incidente ocurrió en 2015, cuando la cantante Susana Harp denunció a través de las redes sociales lo que había encontrado. Rápidamente la información se hizo viral y se acusó a la marca Isabel Marant de haber cometido plagio, aunque posteriormente la diseñadora en persona dijo que no había pretendido adueñarse del diseño y que, efectivamente, lo había retomado de dicha comunidad.

Pero resulta que este no es el único caso que se ha presentado, pue en algún momento determinado, muchas marcas reconocidas incluso a nivel internacional han cometido plagio e incluso se han adueñado de diseños y trabajos elaborados por las comunidades indígenas de nuestro país. Una tradición local que más allá de combinar imágenes y colores, son una representación de las diversas tradiciones que se han cultivado y conservado a través de la historia, con un precio invaluable. El textil, más que una indumentaria para vestir, se ha tratado como un trabajo artesanal que guarda entre sus simbolos, líneas y figuras un “pedacito del alma”, tanto del maestro artesano como de su cultura.

Desde 2012 se han detectado casos de plagios de diseños textiles en diferentes marcas: Mara Hoffman. Madewell, Zara, Rapsodia, Intropia, Mango, Antik Batik e incluso Nike son algunas de las marcas que se han visto envueltas en problemas por presentar en sus prendas bordados, patrones, materiales y brocados que son utilizados por la comunidad que los elaboró para representar su cosmovisión y la cultura que aún se preserva en sus pueblos.

A pesar de que en muchos casos, se ha buscado proceder legalmente y crear una barrera que permita proteger las piezas de cada artesano, existen muchos inconvenientes para poder crear una protección legal contra las personas que siguen robándose el trabajo de las manos artesanas. 

Sin embargo, la gente no descansa, y así como las personas que conocen el trabajo de la comunidad hacen denuncias públicas del plagio y otras más se organizan en colectivos para proteger lo más que puedan sus creaciones y darlos a conocer al mundo desde su origen.

Arte,Artesanías,Cultura

Un maestro creando arte mexicana

26 Jul , 2018  

En nuestro país existen manos artesanas que han sido las encargadas de darle vida a hermosas creaciones que se distinguen por su originalidad, delicadeza, detalle y el trabajo en distintos materiales, actualmente uno de los más destacados es el maestro Jesús Guerrero Santos, quien, gracias a su dedicación con la plata y la cerámica, ha sido creador de artículos dignas de exposiciones en prestigiosos museos y ha traspasado fronteras, llegando incluso manos de la nobleza.

Nacido en Jalisco y siendo hijo de una familia numerosa y orgullosa de su cultura, nunca tuvo problemas para amar aquello que lo identificaba como mexicano. Su educación y libertad para conocer todo tipo de cosas le permitió estudiar un poco de arquitectura, una carrera sacerdotal, graduarse en ciencias de la comunicación y desarrollarse en el ámbito humano, especialmente en el cine, antes de encontrar su verdadera vocación: la artesanía.

Con ayuda del barro, la alpaca, la plata y demás elementos de la tierra, Don Jesús, como es conocido por muchos, es capaz de crear piezas de ornamentación únicas, caracterizadas por mostrar la influencia de artículos del renacimiento italiano y el barroco español, pero dándole un toque más personal, adornando los objetos con colores, paisajes y símbolos religiosos propios de la historia de nuestro país. Un reconocimiento a lo mexicano, que, a su parecer, busca ser atemporal y darle vida a nuestra tradición artesanal, agregando un toque sofisticado y diferente.

Su dedicación le ha permitido abrir un taller donde impulsa a otras manos mexicanas a darle vida a sus creaciones, además de seguir diseñando y trabajando en sus propios proyectos. El reconocimiento que poco a poco se ha ganado este maestro artesano le ha permitido viajar a otros lugares para exponer su obra, tanto dentro como fuera del país, cómo en España e incluso varias veces se ha encontrado en el Vaticano presentando todo tipo de imágenes religiosas. Don Jesús fue el responsable de los regalos para mandatarios de habla hispana en una cumbre llevada a cabo en Guadalajara. Obama, Varotti, Juan Pablo II y Benedicto VXI son algunos de los personajes que han recibido obsequios creados por él.

Algunas de sus piezas más destacadas son:

  • Un relicario de cerámica, alpaca y cristal canonizado en Roma por contener los restos de 25 mártires mexicanos
  • La decoración del árbol de navidad para el Vaticano en 2007, utilizando para ello piezas de cerámica y vidrio soplado pintado a mano que el mismo realizó.

Su trabajo se ha expuesto en distintos lugares: El Museo Franz Meyer, en la Ciudad de México es uno de los más conocidos.

Artesanías,Cerámica,Cultura

¿Quién es Juan Quezada Celado?

24 Jul , 2018  

La cerámica artesanal de Mata Ortiz actualmente uno de los objetos mexicanos más reconocidos del mundo. Su belleza en el diseño se debe en parte a que, en un inicio, las formas fueron retomadas de los trabajos en la cultura prehispánica de Paquimé o Casa Grandes, un grupo que se instauró en lo que se conoció como Oasisamérica. El trabajo ha permitido que una pequeña comunidad se transformará de un centro agrícola a un pueblo mágico, siendo su producción artesanal uno de los principales atractivos turísticos, que ha llamado la atención de nacionales y extranjeros. Curiosamente, esta tradición tiene menos de un siglo de su existencia, y todo se debe gracias a un maestro alfarero y su curiosidad por trabajar la tierra para algo más que la producción de alimentos.

Juan Quezada Celado fue el pionero que comenzó la producción de este tipo de cerámica, un hombre que dio una identidad cultural a todo un pueblo y ha tenido reconocimiento a nivel mundial. Cuando Juan tenía apenas 14 años, solía recorrer la montaña para recoger leña que utilizaba en su casa, fue en ese momento cuando el primero contacto con la cultura Paquimé, o su legado, ya que encontró en una cueva que tenía cerámica original de este pueblo desaparecido hace tiempo. Su fascinación por el trabajo fue tal, que, sin conocimientos sobre alfarería o trabajo en barro, se propuso hacer una reproducción de los objetos que había encontrado.

Gracias a ello, trabajo para desarrollar una técnica que utilizará la arena fina como ingrediente, sin saber que su técnica era la que 600 años atrás usaba la cultura para crear sus singulares piezas. Aunque al principio nadie parecía interesado en su trabajo, el siguió trabajando y refinando su estilo, vendiendo a comerciantes del pueblo sus trabajos, que, a su vez, vendían cuando asistían a ferias o mercados a otras regiones del país e incluso Estados Unidos. Gracias al antropólogo Spencer MacCallum, quien descubrió sus piezas en una tienda de segunda mano, pudo dar a conocer poco a poco su trabajo a nivel internacional.

Actualmente, el legado de este hombre incluye que más de 300 familias en su comunidad se dedican al diseño y trabajo en Alfarería, además de promover el arte popular. Cuenta con el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Artes y Tradiciones Populares, reconocimientos por parte del estado de Chihuahua y su trabajo ha sido merecedor de exposiciones en el Museo de hombre en San Diego y el Museo Franz Mayer en la Ciudad de México.

Artesanías,Cultura,Oficios

Tres oficios que han dado belleza a nuestro país

24 Jul , 2018  

Una tienda de artesanías mexicanas guarda en sus estantes no solo figuras y bordados que en algún momento serán el decorado perfecto para la sala de estar, el comedor, una habitación o en el recibidor de una gran empresa, tras bambalinas se encuentra manos de artesanos y maestros que han desarrollado su oficio para dar vida a sus creaciones. Es por ello, que como un reconocimiento a su labor, haremos mención de algunos de los oficios que existen en nuestro país y en que consiste cada uno.

Alfarería

Si bien es cierto que solo ciertas manos pueden crear esculturas del mármol, también se debe de decir que solo un artista es capaz de transformar la tierra y el agua en todo tipo de objetos de decoración, así como de uso común. Trabajar el barro es un arte que desde norte a sur se ha desarrollado, cada región perfeccionando sus técnicas, piezas y caracterizando sus trabajos, permitiendo en algunos casos que la denominación de origen sea posible. Así se distingue que las vasijas con intricados diseños de geometría en colores claros, negro y marrones pertenece a Mata Ortiz, en la región norte de México mientras que las cazuelas de barro verde y los fruteros de barro negro son procedentes del maravilloso estado de Oaxaca.

Orfebrería

Antes de la llegada de los españoles a costas mexicanas, la gente de la época prehispánica ya adornaba su cuerpo con plumas, tatuajes, pintura y sobre todo joyas. Actualmente, el metal que se trabaja más en nuestro país es la plata, pues seguimos siendo uno de los principales productores del mundo. Sin embargo, también se realza el trabajo en otros metales, como el oro y el bronce. Además de las piezas usuales para adornar el cuerpo como aretes, pulseras, gargantillas y collares, también se han trabajado trabajos de decoración como candelabros, teteras, bandejas y espejos.

Textiles

Técnicas que se preservan desde la época prehispánica, así como técnicas que surgieron con el mestizaje de dos culturas, sin duda alguna los textiles en México son conocidos no solo por la variedad de colores y formas que pueden llegar a ornamentar una prenda, sino por su producción y la importancia histórica que llega a tener, prueba de ellos tenemos dos prendas singulares que han sido exclusivas para el uso de mujeres: el rebozo, que sin importan posición social toda mujer mexicana ha tenido al menos uno, y el huipil, de mil colores y bordados que tienen un significado y belleza tan profundo que en más de una ocasión se ha hablado de plagio por parte de distinguidas marcas de diseño de modas.

 

Artesanías,Cultura

Muñecas mexicanas: Parte II

17 Jul , 2018  

Los objetos mexicanos son conocidos por su singularidad y belleza, cuestiones que le han dotado de popularidad tanto dentro como fuera del país. En especial, las muñecas artesanales, elaboradas con diferentes materiales, han preservado y rescatado las tradiciones de las comunidades indígenas del país que pueden ocuparse como un juguete, o un hermoso artículo de decoración. Anteriormente habíamos hecho un listado de algunas de las las muñecas más populares, y en esta ocasión, continuaremos con esa primera parte.

Las muñecas tarahumaras o raramuri

Estas muñecas fabricadas con madera y tela, son quizás uno de los juguetes que siguen ocupándose para la preservación de tradiciones y conocimientos de una comunidad que habita la Sierra Tarahumara. Otro de los materiales que suele utilizar son el trapo, creando bellas piezas vestidas con su indumentaria tradicional. La sencillez de su trabajo y lo llamativo de sus colores han hecho posible que sean consideradas una artesanía para personas ajenas al pueblo de los pies ligeros. 

Muñequita chiapaneca 

Hechas con tela y rellenas de algodón, estás pequeñas muñequitas son populares por sus detalles en la hechura. Los pueblos indígenas de tseltales y tzotziles suelen usarlos como adornos, pero a últimas fechas las han agregado a objetos como diademas y llaveros para captar la atención de turistas mexicanos y extranjeros. Igual que en Guatemala, a estas muñecas también las llaman quitapenas, pues se dice que si tu le susurras tus problemas, miedos, aflicciones y penas, la muñecas las absorbe e incluso, las puede revertir.

Muñeca triqui 

Elaboradas con tela y cabello de estamble, estás muñecas son hechas por la comunidad para sus hijos y como una forma de comerciar y obtener recursos económicos. Siempre ataviadas con la el vestido rojo tradicional de las mujeres de este pueblo indígena originario de Oaxaca, cuidan cada detalle, llevando collares y hasta cestas de mimbre tejidas.

Las tradicionales Catrinas de Capula 

Inspiradas en el legado prehispánico sobre la concepción de la muerte y retomando la imagen que el caricaturista José Guadalupe Posada hizo de ella, una de las imágenes más representativas de la revolución paso del papel al barro y el pastillaje, convirtiéndose en una de las esculturas típicas del Estado De Michoacán. Siempre ataviada con sus mejores ropas, exuberantes sombreros y accesorios típicos de las esferas sociales de finales del siglo XIX en México. Estas catrinas y catrines además de ser una hermosa decoración, son una prueba de nuestra historia y quizás una de las mejores artesanías que representa todo lo que el mexicano es, pasado, presente y futuro.

Artesanías,Cultura,Tradiciones

Muñecas mexicanas: Parte I

3 Jul , 2018  

Uno de los objetos mexicanos más curiosos y admirados en México y a nivel internacional son las muñecas tradicionales. Hechas con diferentes tipos de materiales, estas curiosas artesanías, además de ser una manera que tuvo la gente en su momento para entretener a los más pequeños de casa y quizás, preservar parte de sus tradiciones como comunidad, ahora son hermosos artículos que se ocupan como obsequios y en decoración. Por ello, hemos realizado una recopilación de los diferentes tipos de muñecas que existen y parte de su origen.

Las muñecas Marías

Coloridos listones adorar su cabecita ligeramente más grande que el resto de su cuerpo. De ropajes coloridos, cabello de estambre acomodado en dos trenzas, estas muñecas son quizás las más famosas de todas, y es la mejor muestra del sincretismo que se dio con la llegada de los españoles al Nuevo Mundo. La comunidad Mazahua comenzó a elaborar este tipo de muñecas, como una alternativa mucho más económica de las muñecas de porcelana que se vendían en los mercados, procedentes de España. La muñeca adquirió su nombre por ser así como se les llamaba a las mujeres mazahua.

Muñecas Quialana

Procedente de una comunidad en Oaxaca, estas muñecas de trapo son ataviadas con un sinfín de colores y modelos de ropa. Considerada un genuino juguete mexicano, las artesanas que se dedican a su elaboración eligen trajes típicos de las diferentes zonas del Estado, pese a lo que se puede pensar, este proyecto no tiene más que unos 5 años desde su inicio, y de 8 artesanos, el grupo ahora cuenta con más de 70, entre mujeres, niñas, niños y hombres de la comunidad que exportan su trabajo a países como Colombia y estados Unidos.

Muñecas de totomoxtle

Un arte que data de la época prehispánica y que se elabora a partir de un material que era parte de la alimentación básica de aquel tiempo: el maíz. El totomoxtle es la hoja del maíz que se deja secar, a pesar de que es comúnmente utilizado

para la elaboración de tamales, también es la materia prima de las muñecas de totomoxtle, aunque no se tiene claro cómo se inició la tradición, lo cierto es que la belleza de las creaciones las ha vuelto muy populares. Su proceso depende del tamaño, la complejidad del trabajo y la pigmentación que requiera cada hoja. La mayoría de las creaciones están inspiradas en los trajes típicos de la cultura mexicana.

Artesanías,Cerámica,Cultura,Turismo

La cerámica artesanal de Mata Ortiz

26 Jun , 2018  

La cerámica artesanal es parte del pueblo mexicano, desde el norte hasta el sur de nuestro país pueblos destacan no solo por su técnicas para trabajar el barro y esculpir impresionantes formas, sino por la forma en que han defendido y preservado sus tradiciones, y en algunos casos reinventando su forma acabado y decorado.

Es común escuchar hablar a las personas de la talavera poblana, del barro negro de Oaxaca o los árboles de la vida, del Municipio de Metepec, Edo. de México, pero pocos son los que mencionan a Mata Ortiz, un pueblo cercano a Paquimé en Chihuahua, que desde hace unas cuantas décadas su producción de vasijas y ornamentos de decorado han acaparado la atención del público internacional, pues sus trabajos destacan por líneas grecas y símbolos que tienen más de 1300 años.

Este arte, a diferencias de otras tradiciones, no fue tanto una búsqueda de preservación, sino un rescate, pues las técnicas de las culturas del Norte de México fueron olvidadas durante mucho tiempo, pero gracias a maestros artesanos de la región y a los testimonios que todavía se preservaban de aquellas culturas  (vasijas, platones, jarrones, figuras y demás objetos) se han podido descubrir sus secretos y reproducir su elaboración.

Quien se dio a la tarea de recuperación fue Juan Quezada Celado, que desde pequeño no solo demostró tener dotes de artista alfarero, sino que retomando la cerámica provenientes de las Casas Grandes, desarrollo un estilo artesanal que hoy, después de 5 décadas de su inicio, se ha consagrado como todo un arte, digno de exponerse en galerías de arte y buscado no solo por coleccionistas, sino por decoradores de interiores y personas alrededor del mundo.

El labor de Quezada permitió que hoy, más de 300 familias de su localidad natal se dedican a la producción de cerámica, convirtiéndolo así no solo en un lugar turístico y de interés, sino un centro de cerámica ornamental que ha crecido hasta consolidarse como una de las artesanías más buscadas en el mundo.

Y con justa razón, pues las obras de este estilo de alfarería mexicana destacan por sus perfectas y finas formas ovaladas. la textura suave que se da al tacto, producto de la mezcla de arcillas y arenas. sus colores en rojo, blanco, negro, azul y diferentes marrones, todos ellos de procedencia natural, y sobre todo sus composiciones y diseños geométricos que combinan la influencia prehispánica con la propia visión de los artesanos, creando diseños únicos en cada vasija y articulo hecho.

Artesanías,Cultura,Tradiciones

Barro que cobra vida

21 Jun , 2018  

En México, las figuras artesanales son la mejor forma que tienen las personas para representar su pensamiento y darle forma a sus ideas, que se componen de su cultura, cosmovisión, etc. Quizás una de las artesanías mexicanas más reconocidas en el mundo son los árboles de vida, que originalmente nacieron en el municipio de Metepec, Edo. o.De México, como una manera de adoctrinar a los indígenas de la época colonial por medio de imágenes, pero hoy día son una forma de representar nuestras tradiciones, cultura popular, etc.

Su origen se relaciona estrechamente con la tradición alfarera y las técnicas que los pueblos pre coloniales ya tenían en la región central de México. A diferencia de la cerámica que se conocía en Europa, el trabajo en cerámica no solo se usaba para la creación de artefactos de uso común, sino para crear representaciones de antiguas deidades y ornamentar con símbolos propios de cada pueblo.

Con la llegada de los españoles y su conquista, esas figuras fueron destruidas y en su lugar, los frailes encargados de evangelizar y transformar a los pueblos nativos al catolicismo vieron en la alfarería una oportunidad para fomentar el uso de símbolos, la imagen de santos y la iconografía cristiana. Retomando la idea del “árbol de la vida” representado en pinturas, se comenzó a fomentar la recreación de estos con barro. Se cree que esta tradición se origina en Izúcar de Matamoros, Puebla, de donde surgieron los primeros árboles con pasajes bíblicos como el Jardín del Edén y la expulsión de la primer pareja como castigo por sus pecados (Adán y Eva).

La tradición se extendió rápidamente hasta llegar a Metepec, lugar a donde se asocia más el árbol de la vida por la gran cantidad de talleres que se dedica exclusivamente a su producción. La función religiosa duró durante gran tiempo, en el cual las familias artesanas crearon obras relacionadas con el catolicismo: el arca el Noé, el nacimiento de Jesus, la sagrada familia, etc.

Es a medidos de la década de los 50 cuando la fabricación dejo de lado esta función y reproducción religiosa y se adentró en hacer árboles de vida temáticos, que representaban desde la primavera, los animales mexicanos, la tradición gastronómica, la catrina y la muerte. Metepec es el municipio que más ha preservado la alfarería, de tal manera que en 2009 se logró convertir a los “árboles de vida” como una marca registrada y denominación de origen para preservar su sello de calidad y autenticidad.

Los árboles de vida son tan populares que muchos artesanos han tenido la oportunidad de exponer sus trabajos en museos alrededor del mundo y grandes instituciones como el Vaticano.

Arte,Artesanías,Cultura

From Mexico with love: Arte Huichol

14 Jun , 2018  

“From mexico with love” o como diría una popular agrupación mexicana “de México para el mundo”. Nuestro país no solo es rico por encontrarse en una posición geográfica privilegiada que le ha permitido ser considerado como “un cuerno de la abundancia” en cuanto a productos alimenticios. Además de eso,

Entre las bellezas que más han destacado alrededor del mundo, el arte huichol es una de las tradiciones que recientemente ha acaparado la atención. La innovación combinada con las artes folklóricas del pueblo Huichol, nativos de los estados de Jalisco, Nayarit, Durango, San Luis Potosí y Zacatecas, más que una artesanía, es un arte que permite interpretar el universo por medio de símbolos y diseños.

También conocidos como wixárikas, el origen de los artistas aún no está del todo esclarecido, debido a que no sabe si son descendientes de otros pueblos como el chichimeca o tolteca, pero se acepta que su vida fue muy independiente de los grandes imperios de la época prehispánica. La preservación de su estilo de vida y creencias se debe a que, al arribo de los españoles, el pueblo emigró a la sierra para poder mantener su autonomía y evitar la conquista.

De esta manera, su cultura solo se fortaleció, creando tradiciones y medios para representar su imagen del mundo de una manera particular y única. Sus creaciones y artesanías no solo son consideradas hermosas por mexicanos y extranjeros, sino que detrás de cada composición y diseño se esconden grandes deidades y una cosmovisión que se arraiga en sus creencias religiosas.

La estética que se observa en sus trabajos, la variedad de colores y el uso constantes de tres elementos: el maíz, el venado y el peyote, no son por cuestiones azarosas, sino que son parte de sus interpretaciones de la vida cotidiana, los mitos que se han preservado en la tradición yo deidades atemporales que se representan con los elementos naturales.

El arte huichol ha traspasado las fronteras del espacio y tiempo. Hoy día, cada vez más países buscan exponer en diversos museos y recintos culturales sobre esta ancestral arte. Incluso empresas como Volkswagen han buscado involucrarse en este arte, pidiendo que artistas huicholes decoraran el exterior de uno de sus más emblemáticos vehículos.

Sin importan que tan globalizado este el mundo ni cuanta tecnología haya, de algo podemos estar seguros, los artistas huicholes seguirán protegiendo su cultura y su idea de la vida a través de las chaquira, el hilo y sus ideas.

, ,

Artesanías,Cultura

Barro y Fuego en el Franz Mayer

12 Jun , 2018  

 

La alfarería mexicana o figuras de alfareria han estado en nuestra cultura por aproximadamente 4 mil años, en todo ese tiempo, principalmente los pueblos prehispánicos e indígenas han hecho del barro un oficio y una forma artística que resalta nuestra cultura y tradiciones, con la que intentan ganarse también el pan de cada día.

En esta ocasión el Museo Franz Mayer ubicado en el centro de la Ciudad de México, está exhibiendo una exposición llamada Barro y Fuego. El arte de la alfarería en Oaxaca en la que se encuentran alrededor de 150 objetos de alfarería provenientes de 75 familias de 35 pueblos oaxaqueños y estará disponible hasta el 17 de junio próximo.

Entre comales, jarras, vasos, cántaros y algunos esculturas, Barro y fuego nos acerca y resalta el arte de la alfarería mexicana, una práctica que, como se ha dicho, tiene miles de años de antigüedad, siglos perfeccionándose y transformándose para ser lo que es hoy.

Así, la exhibición cuenta con diagramas y otras fichas de información que explican los procesos de hechura de los objetos, el tipo de materiales que requieren, los distintos tipos de barro que se utilizan más frecuentemente, además de sus propiedades físicas, por nombrar sólo algunos.

El barro no solo es una cosa muy hermosa, es de crucial importancia, es algo que está en el ADN de los mexicanos, en el fondo de la historia de este país”, comentó Diego Mier y Terán, fundador y director ejecutivo.

La muestra, precisó, es el resultado de un trabajo de muchos años que primero desembocó en el libro “Barro y fuego” (2011), escrito por el estadunidense Eric Mindling, quien durante mucho tiempo vivió en Oaxaca relacionándose con las comunidades alfareras del estado.

“Nos interesa que los mexicanos conozcan estas obras de arte y aprendan de nuestra tradición, la cual, consideramos, es de sabiduría. Además de la belleza de las piezas, se destaca la importancia que tienen como herramientas para la vida”.

Bruñido, esmaltado, engobes y rayados son algunas de las técnicas que se utilizan en cada obra que al ser una realidad, participa en el equilibrio ambiental no solo en su elaboración, también en el uso y desecho.