Artesanías,Cerámica,Cultura,Turismo

La cerámica artesanal de Mata Ortiz

26 Jun , 2018  

La cerámica artesanal es parte del pueblo mexicano, desde el norte hasta el sur de nuestro país pueblos destacan no solo por su técnicas para trabajar el barro y esculpir impresionantes formas, sino por la forma en que han defendido y preservado sus tradiciones, y en algunos casos reinventando su forma acabado y decorado.

Es común escuchar hablar a las personas de la talavera poblana, del barro negro de Oaxaca o los árboles de la vida, del Municipio de Metepec, Edo. de México, pero pocos son los que mencionan a Mata Ortiz, un pueblo cercano a Paquimé en Chihuahua, que desde hace unas cuantas décadas su producción de vasijas y ornamentos de decorado han acaparado la atención del público internacional, pues sus trabajos destacan por líneas grecas y símbolos que tienen más de 1300 años.

Este arte, a diferencias de otras tradiciones, no fue tanto una búsqueda de preservación, sino un rescate, pues las técnicas de las culturas del Norte de México fueron olvidadas durante mucho tiempo, pero gracias a maestros artesanos de la región y a los testimonios que todavía se preservaban de aquellas culturas  (vasijas, platones, jarrones, figuras y demás objetos) se han podido descubrir sus secretos y reproducir su elaboración.

Quien se dio a la tarea de recuperación fue Juan Quezada Celado, que desde pequeño no solo demostró tener dotes de artista alfarero, sino que retomando la cerámica provenientes de las Casas Grandes, desarrollo un estilo artesanal que hoy, después de 5 décadas de su inicio, se ha consagrado como todo un arte, digno de exponerse en galerías de arte y buscado no solo por coleccionistas, sino por decoradores de interiores y personas alrededor del mundo.

El labor de Quezada permitió que hoy, más de 300 familias de su localidad natal se dedican a la producción de cerámica, convirtiéndolo así no solo en un lugar turístico y de interés, sino un centro de cerámica ornamental que ha crecido hasta consolidarse como una de las artesanías más buscadas en el mundo.

Y con justa razón, pues las obras de este estilo de alfarería mexicana destacan por sus perfectas y finas formas ovaladas. la textura suave que se da al tacto, producto de la mezcla de arcillas y arenas. sus colores en rojo, blanco, negro, azul y diferentes marrones, todos ellos de procedencia natural, y sobre todo sus composiciones y diseños geométricos que combinan la influencia prehispánica con la propia visión de los artesanos, creando diseños únicos en cada vasija y articulo hecho.