Beneficios,Clases,Consejos,Cursos de verano,Niños

Beneficios de los cursos de verano

12 Jun , 2019  

cursos de verano cdmx

Cursos de verano CDMX

Estamos a menos de un mes que de el ciclo escolar llegué a su fin y con las vacaciones de verano cada vez más y más cerca muchos padres comienzan a buscar entre los muchos cursos de verano en la CDMX, a pesar de que mucho piensan que solo lo hacen para no tener a los pequeños la realidad es que las actividades durante el verano pueden traer un montón de ventajas.

Tenemos que tener en mente que el desarrollo mental, físico y cultural son un trabajo constante, por lo tanto vamos a contarte un poco acerca de los beneficios que pueden tener los más pequeños si decides inscribirlos a un curso de verano.

  1. Habilidades sociales. Puede que una persona sea sociable por naturaleza, aunque si este no es el caso de tu pequeño un curso de verano es una oportunidad de oro para desarrollar sus habilidades sociales. Una de las principales ventajas es que al estar fuera de un entorno escolar en regla esto le permite expresar su personalidad de manera más libre, las restricciones como el uniforme o los grupos se eliminan de la ecuación lo que ha probado ser benéfico. A veces lo único que se necesita es un buen verano para recargar la seguridad y autoestima de un niño.
  2. Nuevos retos. De alguna manera en un entorno escolar los niños se encuentran como en una burbuja, poco a poco esto crea una zona de confort. El concepto de curso de verano o escuela abierta como fue el nombre que le otorgo la secretaría de educación fue diseñado para tener diferentes actividades recreativa que al no tener que cumplir con un temario como las clases le permite al pequeño abrirse a nuevos retos y desarrollar nuevas habilidades que pueden traerle más beneficios en el futuro.
  3. Actividad física e intelectual. ¿Alguna vez has escuchado a los niños bromear acerca de que olvidaron como escribir? Bueno, a pesar de ser una broma es cierto que hay quienes pierden el ritmo de la escuela o que se acostumbran a un verano de ocio sin estímulos mentales lo que dificulta su regreso a clases, en las que deben poner atención. Así que mantener el cerebro lleno de estímulos durante las vacaciones les aporta muchos beneficios ya que siguen aprendiendo, pero sin lo estricto de la educación escolarizada. Es de todos nos parece que es el beneficio más grande ya que con el tiempo el aprendizaje continuo se vuelve un gusto más que una obligación.