Cultura,Literatura

La historia y la ficción de Fernando del Paso

31 Oct , 2019  

Fernando del Paso

Cuando hablamos de narrativa histórica contemporánea, sin duda, el primer nombre que se nos viene a la mente es Fernando del Paso. Este gran novelista mexicano nació el 1 de abril de 1935 en la Ciudad de México, y desde sus primeros años se mostró interesado por el dibujo y la literatura, artes que llegaría a desarrollar en su vida adulta. Del Paso sólo cursó hasta el segundo año de la carrera de economía y llevó un seminario de literatura comparada en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Estos estudios lo llevaron a trabajar en varias agencias de publicidad y fue becario del Centro Mexicano de Escritores. Colaboró en diversas publicaciones, como La Palabra y el HombreVuelta y Revista de la Universidad de México. Desde 1970 residió en Londres, donde se desempeñó como locutor y redactor para la BBC.

Mientras se dedicaba a estos trabajos, Fernando del Paso también escribía, primero poesía, y después novelas, las cuales integran perfectamente la historia y la ficción, el sentido del humor y la reflexión cultural, política y el mito de México. Aunque su obra es vasta y pasa por varios géneros literarios, del Paso es muy conocido por tres novelas: José Trigo (1966), Palinuro de México (1979), obra que fue galardonada con varios e importantes premios, y Noticias del Imperio (1987), una de las mejores novelas mexicanas del siglo XX. Esta tercera novela está basada en los hechos que ocurrieron durante el Segundo Imperio de México, época durante la cual Maximiliano gobernó como emperador después de la segunda intervención Francesa. Conformada por dos grandes relatos, el primero, el monólogo de la Emperatriz Carlota, que lejos de ser un recuento histórico del Imperio, narra la historia de su encierro en Bélgica, y el segundo, narrado por los diferentes actores políticos que intervinieron en el Maximato.

Entre los muchos premios que del Paso ganó a lo largo de su carrera se encuentran el Premio Xavier Villaurrutia en 1966; el Premio Nacional de Letras y Artes en 1991; el Premio Cervantes en 2015, y la Medalla Sor Juana Inés de la Cruz, 2018. La muerte de Fernando del Paso, acaecida el 14 de noviembre de 2018, conmocionó al mundo literario mexicano; se le rindieron homenajes y se le dedicaron varios ensayos y artículos, en uno de ellos, escrito para el New York Times, el escritor Jorge Volpi, resume muy bien lo qué significa sus obras: “Fernando del Paso construyó un altar barroco en medio del desierto. Su obra fue el último intento sincero y logrado entre nosotros, tal vez, de hacer que el mundo quepa en un libro de ficción […] Pero sus novelas, sus tres pirámides, resplandecen a la distancia con el mismo equilibrio, serenidad e indiferencia hacia nosotros que aquellas otras en Guiza”.

 

Cultura,Literatura

Carlos Monsiváis, el cronista de la Ciudad de México

29 Oct , 2019  

Carlos Monsivais

Sin lugar a dudas, podemos decir que México es la cuna de grandes escritores e intelectuales, uno de ellos fue Carlos Monsivais, quien se convirtió en el cronista por excelencia de la Ciudad de México. Monsiváis nació el 4 de mayo de 1938, y desde muy joven mostró intereses por el mundo de las letras, lo que lo llevó a estudiar en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y en la Escuela Nacional de Economía. Sus géneros literarios predilectos siempre fueron el ensayo y la crónica, por lo que publicó su trabajo en varios de los diarios y las revistas mexicanas más importantes como NovedadesEl DíaExcélsiorUnomásunoLa JornadaEl UniversalProceso, la revista Siempre!FractalErosPersonasNexosLetras LibresEste País, la Revista de la Universidad de México, entre otros. También dirigió suplementos culturales, y llegó a destacarse como investigador en el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México.

Monsiváis fue uno de los pensadores que mejor supo indagar en los aspectos fundamentales de la sociedad, la política y la cultura mexicanas, por esta razón, sus crónicas y ensayos estaban muy comprometidos con las luchas populares de México y América Latina, e ilustraban de forma clara los problemas de su contexto. Sus crónicas periodísticas se recopilaron en numerosos volúmenes: Principios y potestades (1969); Días de guardar (1971), sobre la matanza de estudiantes en la plaza de Tlatelolco el 2 de octubre de 1968; Amor perdido (1976), el cual se centra en algunas figuras míticas del cine, la canción popular, el sindicalismo, la militancia de izquierda y la ideología burguesa; Entrada libre (1987), donde recogió sus crónicas sobre la nueva sociedad mexicana; Escenas de pudor y liviandad (1988), en el que habla sobre el mundo del espectáculo; Los rituales del caos (1995), donde pinta una panorama desolador por la clase política y la crisis de la democracia. En sus obras , podemos ver cómo se manifiesta la aguda inteligencia de Monsiváis a través de su estilo festivo y desenfadado, pero siempre crítico. En cuanto a su otro género favorito, el ensayo, destacan Características de la cultura nacional (1969); Historias para temblar: 19 de septiembre de 1985 (1988); Aires de familia: cultura y sociedad en América Latina (2000) y Yo te bendigo, vida (2002), sobre la vida y la obra de Amado Nervo.

A lo largo de toda su carrera, Monsiváis mantuvo estrechas relaciones de amistad con algunas de las grandes figuras literarias y artísticas del siglo XX, como Jorge Luis Borges, Gabriel García Márquez, Sergio Pitol, Olga y Rufino Tamayo, Francisco Toledo, María Félix, y Juan Gabriel.

Entre los reconocimientos que el escritor obtuvo se encuentran el Premio Villaurrutia (1996) y el Anagrama de Ensayo (2000), que le fue concedido en España por su obra Aires de familia: cultura y sociedad en América Latina; asimismo, en 2006, recibió el Premio Juan Rulfo y publicó Imágenes de la tradición viva. Sus últimos títulos fueron Las alusiones perdidas (2007) y El 68, la tradición de la resistencia (2008). Para el año 2010, Monsiváis se encontraba muy débil de salud debido a una fibrosis pulmonar, finalmente, murió el 19 de junio de 2010, dejando tras de sí una increíble obra literaria, su apoyo a las luchares populares y a las mínorias en México, así como su organización civil Gatos Olvidados, que creó junto con Claudia Vásquez Lozano, para velar por los animales que fueron su adoración en vida.

 

Cultura,Literatura

5 libros para empezar a leer a Sergio Pitol

24 Oct , 2019  

Sergio Pitol

El 12 de abril de 2018, murió el escritor, traductor y diplomático mexicano Sergio Pitol en su casa de Xalapa, Veracruz, dejando tras de sí grandes obras literarias, por las cuales recibió el Premio Cervantes en 2005. Pitol pasó mucho tiempo fuera de su amado país, vivió en ciudades que vieron nacer a algunos de los mejores escritores de la historia: París, Varsovia, Budapest, Moscú, Praga, Roma, Beijing y Barcelona, por esta razón, en muchas de sus obras podemos identificar la nostalgia con la que el autor escribía. Aunque Pitol es uno de los autores más reconocidos en México, todavía hay lectores que, por primera vez, se acercan a sus letras; si tú quieres adentrarte en la narrativa de este gran escritor, a continuación, te damos una lista de los libros más populares de Sergio Pitol, recomendados por otros lectores.

El arte de la fuga (1996)

Este es el primer volumen de la Trilogía de la memoria, en donde Pitol narra sus experiencias y reflexiones acerca de su vida como escritor, lector, traductor y viajero. A través de una prosa ligera, casi como un diario, el escritor habla sobre libros, el arte de escribir, de sus influencias literarias, de su amistad con Carlos Monsiváis, y hasta de los cómics de la Familia Burrón. Sin duda, es una de sus obras imperdibles.

El desfile del amor (1984)

El mismo Pitol describió esta novela como “una comedia de enredos donde la parodia, lo esperpéntico y lo grotesco juegan un papel esencial, pero a la vez un esfuerzo por recomponer una parte de la historia de México poco estudiada”. La trama se desarrolla a partir de un historiador que investiga el misterio detrás de un asesinato cometido en el México de 1942. Esta obra obtuvo el Premio Herralde de Novela.

La vida conyugal (1991)

Esta es una historia de infidelidades y odio mutuo pero con un toque de humor caricaturesco; con esta novela, Pitol hizo una parodia de la vida matrimonial, cuyos protagonistas son Jacqueline Cascorro y Nicolás Lobato. Este es el tercer libro del Tríptico de carnaval.

Domar a la divina garza (1988)

El segundo libro del Tríptico del carnaval trata sobre Dante C. de la Estrella, un abogado mediocre, que narra su encuentro con la traductora de Nicolás Gógol como el hecho más importante de su vida. A través de una prosa sencilla y elegante, Pitol vuelve a parodiar algunos estereotipos mexicanos, por lo que las carcajadas están aseguradas.

El viaje (2000)

En este libro, parte de su Trilogía de la memoria, seguimos a Pitol por un recorrido a través de la antigua Unión Soviética y Praga, mientras nos da observaciones y reflexiones sobre algunos autores rusos como Dostoievski, Tolstói, y Chéjov.

Clases de musica,Cultura

Agustín Lara: entre la música y la poesía

24 Oct , 2019  

escuelas de musica cdmx

Ángel Agustín María Carlos Fausto Mariano Alfonso del Sagrado Corazón de Jesús Lara y Aguirre del Pino, mejor conocido como Agustín Lara, es uno de los mejores compositores mexicanos. Nació en Tlacotalpán en 1897, pero para 1906, su familia se trasladó a la ciudad de México. Su padre los abandonó, por lo que Lara tuvo que vivir con una tía, quien lo hizo tomar clases en escuelas de musica cdmx, y a los 7 años, el pequeño Agustín ya demostraba una notable habilidad para tocar el piano.​ Estudió en el Liceo Fournier, pero tuvo que abandonar sus estudios para sustentar su hogar. Desde los 12 años trabajó como pianista en clubes nocturnos; tres años después, a los 15, ingresó al Colegio Militar y en 1917 se unió al movimiento revolucionario, sin embargo, fue herido en ambas piernas y regresó a la capital.

Desde 1920, Lara trabajó como pianista en bares, cafés y en salas de cine mudo. Su talento era extraordinario, y para finales de la década ya acompañaba a intérpretes como Juan Arvizu y Maruja Pérez en sus recitales. En 1931, se puso al frente del programa La hora azul, de la emisora XEW, y simultáneamente comenzó a dirigir la orquesta El Son Marabú. A partir de entonces, su ascenso a la fama fue meteórico, y en 1932 realizó su primera gira por el extranjero, llegando a actuar en París. En los siguientes años, musicalizó varias películas, y su prestigio acabó por consolidarse en la industria cinematográfica, gracias a las bandas sonoras que compuso para filmes como Santa, México Lindo, Carne de Cabaret, Virgen de medianoche, Pervertida, Noche de ronda, Humo en los ojos, Señora tentación, Cortesana y Aventurera.

A lo largo de su carrera como compositor, el Músico Poeta o el Flaco de Oro, como también se le conocía, creó hermosas y románticas canciones que alcanzarían una popularidad universal y que, en la actualidad, son consideradas clásicos. La obra de Lara comprende unas setecientas piezas entre boleros, pasodobles, baladas, tangos, pasacalles y melodías, que podrían enmarcarse dentro del género tropical; fue también el autor de la extraordinaria opereta El pájaro de oro (1946). Entre sus temas más conocidos sobresalen: Granada (inmortalizada por el tenor Mario Lanza), el chotis MadridNoche criollaLa CumbanchaNoche de rondaSolamente una vezPalmera y María bonita (escrita para su esposa, la actriz María Félix), Lamento jarochoMujerVeracruzAzulRival y Arráncame la vida. Con temáticas abiertamente eróticas, una asimilación de todas las corrientes musicales de moda y desconcertantes imágenes modernistas, Agustín Lara dotó a la canción romántica de una sensibilidad acorde con el medio urbano de su época.

 

Cultura,Mariachi,Música,Tradición

Declara tu amor con una bonita serenata

26 Sep , 2019  

precios de mariachis

Las serenatas son una tradición muy antigua y muy romántica que se utilizan para enamorar, para hacerle saber a la persona amada lo que uno siente por ella, o para pedir perdón a la pareja. Seguramente, en algún momento, has buscado precios de mariachis para que te acompañen a la casa de tu amada/o y cantarle al pie de su ventana, como dice la canción, pero alguna vez te has preguntado de dónde surgió esta tradición, si la respuesta es sí, entonces sigue leyendo esta nota.

Para comenzar con el origen de las serenatas tenemos que remitirnos a la Europa del siglo XVIII, ya que, en ese entonces, los aristócratas pedían composiciones para amenizar las veladas, éstas tenían que ser limpias y serenas, de ahí que, después, se les conociera como serenatas. Devuelta a Latinoamérica, en los virreinatos, se realizaban concursos al aire libre de estas piezas; posteriormente, se le fue agregando letra a la música, la mayoría de ellas hablaban sobre amor o las penas que éste provoca; de esta manera, la serenata, poco a poco fue adquiriendo un carácter romántico.

Las primeras manifestaciones públicas de los mariachis eran para llevar serenatas y ayudar a los enamorados a conseguir el amor de una mujer. El grupo se situaba al pie del balcón de las casas para despertar a las muchachas (y a los vecinos) con canciones de amor. La costumbre dictaba que la dama debía encender la luz del cuarto, haciéndole saber al enamorado que ya había despertado y estaba escuchando la canción, después, justo antes de que acabará la pieza musical, ella salía al balcón. Pero cuando la serenata no era deseada, o el amado había molestado a los padres de la muchacha o a los vecinos, debía tener cuidado porque podían arrojarle agua o hasta macetas. Las serenatas se volvieron más populares cuando esta práctica se llevaba a cabo en las películas de la época de Oro del cine mexicano, bajo las voces de Agustín Lara, Luis Aguilar y Pedro Infante, quienes llegaban al balcón de la amada montados a caballo y usando un traje de charro.

Era muy común que las serenatas se usarán para cantarle al amor, para pedir perdón o para hacer una declaración de amor oculta. Aunque en la actualidad su uso ha ido disminuyendo, aún hay quien contrata mariachis para ir a cantarle “100 años”, “Bésame mucho” o algunas de las canciones más populares de los mariachis a su enamorada.

,

Cultura,Mariachi,Música

Mariachi Vargas de Tecalitlán: música y tradición

25 Sep , 2019  

mariachis garibaldi economicos

El mariachi es uno de los grandes símbolos de México, y también fue nombrado por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Existen varias agrupaciones de mariachis garibaldi economicos que gozan de fama, pero ninguna como el Mariachi Vargas de Tecalitlán, agrupación que se formó en 1898 por el maestro Gaspar Vargas López, y actualmente se encuentra bajo la producción artística y dirección general de maestro Rubén Fuentes y Carlos Martínez. La agrupación está conformada por un arpa, una vihuela, una guitarra, un guitarrón, tres trompetas y siete violines.

Este legendario grupo de mariachis tiene más de 100 años de historia, la cual se divide en cinco generaciones. Para conocer su origen tenemos que viajar a Tecalitlán, al sur de Jalisco, lugar en el que don Gaspar Vargas fundó su grupo de mariachis, al cual bautizó con su apellido y con el nombre de su pequeña ciudad. Durante estos primeros años, la agrupación estaba conformada por la guitarra de golpe, arpa de madera, y dos violines; años después, se agregó otro violín, y en 1921, el grupo ya contaba con cinco integrantes. En 1931, don Gaspar le cedió el liderazgo de la agrupación a su hijo, Silvestre Vargas quien inmediatamente decidió ampliarlo a ocho músico, y soñaba con que algún día ellos serían el mayor grupo de mariachis de todo México, para lograrlo, decidió que los miembros tenían que portar el traje de charros, lo cual llamaba la atención de las personas cada vez que tocaban y hacían presentaciones. En 1933, entraron a una famosa competencia de mariachis en Guadalajara y ganaron el primer lugar; para el año siguiente, recibieron otro galardón de primer puesto en la ciudad de México.

En 1950, Rubén Fuentes asumió la dirección musical del Mariachi Vargas, lo cual revolucionó el sonido. En 1966, Fuentes escribió “La Bikina”, canción que es reconocida como el máximo ejemplo de la Nueva Armonía y sonoridad revolucionaria del mariachi. Tanto en México, como en el extranjero, los huapangos y sones del Mariachi Vargas adquirieron nuevas direcciones, ya que la armonía y la melodía del sonido constaban de nuevos niveles musicales creados por una expresión de nacionalismo moderno y progresivo. Para 1975, don José Martínez se convirtió en el nuevo director musical de la agrupación. A mediados de los 80, y tras varios éxitos, Fuentes le da el título de “El Mejor Mariachi del Mundo” al Mariachi Vargas, nombre que ya los representa alrededor del mundo.

En los años posteriores, el Mariachi Vargas realizó presentaciones a lo largo de todo México y en el extranjero, tocando cada vez ante más y más espectadores. La representación que el Mariachi Vargas ha hecho de la música mexicana ha propiciado la creación de festivales y conferencian internacionales dedicadas al mariachi, así como talleres para enseñar este tipo de música en escuelas, desde primarias hasta universidades.

, ,

Cultura,Grupos Norteños,Música

Este es el origen de la música norteña

23 Sep , 2019  

grupos norteños

La música norteña es uno de los géneros musicales más populares de México, el cual se ha extendido a lo largo del sur de Estados Unidos y en otros países de Latinoamérica, como Colombia, Bolivia y Perú. Este tipo de música regional surgió en México, específicamente en los estados del norte de la República; los grupos norteños se caracterizan por ser el conjunto de acordeón, bajo sexto o contrabajo, tarola, violín y, a veces, saxofón. Algo muy importante de la música norteña es la narrativa de sus canciones que, generalmente, se conocen como rancheras. El impacto cultural de este género musical es muy claro, y es que el gusto por este tipo de canciones se ha ido extendiendo con el tiempo.

La historia de la música norteña comenzó en los tiempos del Virreinato, aunque aún no existía el acordeón ni el bajo sexto como instrumentos en los grupos que tocaban esta música tan popular. Después de la Independencia de México, este estilo de música se fue extendiendo por varios estados del país, y era muy común bailar al ritmo de sus canciones en fiestas, fandangos y festividades de los pueblos. A finales del siglo XIX, los inmigrantes bohemios y checos que se establecieron en el norte de la República Mexicana y al sur de los Estados Unidos aportaron los géneros musicales de sus tierras como la redova y la varsoviana; de esta manera, fue que se introdujo el acordeón y el ritmo de la polka a la música popular que ya existía en nuestro país. Así fue como se creó la música norteña, bautizada con este nombre porque era muy popular en los estados del norte de México.

Asimismo, los romances españoles evolucionaron hasta dar vida a los corridos. Estas canciones eran muy utilizadas para relatar las noticias, la vida de los personajes y las hazañas más famosas que sucedían en tiempos de la Revolución Mexicana. Por ello, se dice que esta fue la época dorada del corrido, aunque en los últimos años, y con la aparición del narcotráfico, se empezaron a componer este tipo de canciones otra vez. Después, en la segunda mitad del siglo XX, se comercializó todavía más la música norteña, y nombres como Piporro, Ramón Ayala, Cornelio Reyna, Los invasores de Nuevo León, Los cadetes de Linares, Los Rancheritos del Topo Chico, Los montañeses del Álamo, entre otros, hicieron que este género musical se popularizará en el resto del territorio mexicano. En los años 80 y 90, surgieron cada vez más y más grupos que fueron agregando otras influencias a la música norteña creando una mezcolanza extraordinaria y de gran sensibilidad musical en sus canciones. Algunos de estos grandes grupos son ya leyendas del norteño como Los Tigres del Norte, Intocable, Bronco, Grupo Pesado, etc.

,

Cultura,Mariachi,Música

Mariachis: patrimonio cultural de la Humanidad

19 Sep , 2019  

contratar mariachis

Cuando queremos contratar mariachis, lo hacemos porque nos encanta su música, su estilo y sabemos que logran crear un gran ambiente en cualquier evento o fiesta. El mariachi es uno de los símbolos más representativos de México y, desde hace algunos años, es patrimonio de la Humanidad.

Durante la reunión del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Inmaterial, que se llevó a cabo en Bali, Indonesia durante 2010, la UNESCO declaró al Mariachi como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Los integrantes de dicho comité decidieron reconocer la labor que hace el mariachi al reforzar el sentido de identidad y continuidad de sus tradiciones y comunidades en México y en el extranjero con su música, ya que se ha trasmitido de generación en generación desde el inicio de sus historia, además, de su participación constante en eventos festivos, religiosos y sociales de nuestro país.

La delegación mexicana, conformada por Alejandro Cravioto Lebrija, secretario de Cultura de Jalisco; Edaly Quiroz, especialista de la Dirección de Patrimonio Mundial del INAH; Anna Goycoolea Artis, de la Dirección General de Culturas Populares del Conaculta; y un grupo de 13 mariachis recibieron el voto unánime de los 24 países que integran el Comité Intergubernamental, el apoyo de América Latina y España, una distinción por parte de Italia y el entusiasmo de las autoridades anfitrionas. Este reconocimiento y la inscripción de El mariachi, música de cuerdas, canto y trompeta, en la Lista Representativa del Patrimonio Inmaterial de la UNESCO, contribuirá a que los gobiernos federal, estatales y municipales, así como las comunidades practicantes, le den más exposición y espacios al uso del traje de los mariachis y a su música, la cual conjuga sabiduría popular, ejecución de instrumentos, tradición e improvisación de grandes ritmos y melodías regionales mexicanas.

Con esta declaratoria, México suma ya siete manifestaciones dentro de esta prestigiosa lista de la UNESCO, las otras seis son: las festividades indígenas dedicadas a los Muertos (2008); la ceremonia ritual de los Voladores, en Veracruz (2009); las tradiciones vivas y los lugares de memoria de los pueblos otomí-chichimecas de Tolimán, en Querétaro (2009); la Pirekua, un canto tradicional purépecha (2010); los Parachicos en la fiesta de enero de Chiapa de Corzo (2010); y la Cocina Tradicional Mexicana, el paradigma de Michoacán (2010). Actualmente, México se encuentra en el octavo lugar en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial, la cual encabeza China con 29 elementos inscritos, seguida por Japón con 20, Corea con 13, Croacia con 11, España con 10, Turquía con 9; y el séptimo lugar lo ocupan Francia, India y Mongolia con 8 expresiones culturales.

,

Cultura,Eventos,Festivales

Conoce el Festival del Maíz y las Hormigas 2019

10 Sep , 2019  

festival del maíz y las hormigas 2019

La ciudad de México alberga un sin fin de festivales y ferias culturales, uno de ellos es el Festival del maíz y las hormigas 2019, cuyos protagonistas son los campesinos y artesanos que producen y preservan el maíz nativo y criollo. Durante todo un fin de semana, se ofrecen productos de Ixtenco, Tlaxcala y otras zonas de la Ciudad de México, en Azcapotzalco (el hormiguero), tierra tepaneca.

Este Festival se lleva a cabo en las instalaciones del Centro Cultural Xitle, ubicado en Parque Tezozomoc, Av. Manuel Salazar esq. Hacienda del Rosario S/N, Prados del Rosario, en Azcapotzalco, al noroeste de la Ciudad de México. El Centro Cultural Xitle está detrás de este maravilloso evento, y es que, desde su fundación, el Centro se ha dedicado a promover y difundir las tradiciones, la música, artes plásticas, artes dramáticas, danza, literatura, cine y arquitectura mexicanas; asimismo, apoya las actividades de educación e investigación artísticas y contribuye a la defensa y promoción de los Derechos Humanos. Este Centro Cultural está sumamente comprometido a proteger y conservar el arte y el trabajo de las comunidades originarias del país en todas las manifestaciones primigenias de sus lenguas, los usos y costumbres, así como de sus artesanías y tradiciones.

El Festival del Maíz y las Hormigas es una forma de promover y defender la producción del maíz nativo y criollo, en un ambiente lleno de música, teatro, danza y poesía, que crean la atmósfera propicia para platicar, ver, oler, sentir y beber maíz. Durante sus tres días de duración, las niñas y niños, los jóvenes, y las personas adultas y mayores, acuden, gustosos, a bailar; escuchar décimas; interpretar poesía en náhualt o zapoteco; disfrutar de música precuauhtémica; elaborar cuadros de semillas; conocer la medicina tradicional; comprar joyería y vestidos elaborados con técnicas artesanales; dar conferencias acerca de los peligros del maíz transgénico; volar papalotes; beber atole morado, pulque en xioma y pinole o deleitarse con tlayudas, tamales de frijol, mole de guajolote, alegrías y productos con café. También hay coloridos puestos con artesanías y varias áreas verdes alrededor para sentarse a descansar y disfrutar de los deliciosos productos de maíz.

Este Festival es una increíble fiesta a la que todo el mundo está invitado, y es que es imposible negarse a visitar las instalaciones del Centro Cultural Xitle para escuchar y bailar con la música regional y prehispánica; además del contagioso ritmo, las letras geniales propias de la Huasteca, en coros alegóricos a las hormigas y en defensa del maíz contra las empresas de transgénicos.

,

Cultura,Mariachi,Música

Conoce el origen del traje de los mariachis

5 Sep , 2019  

mariachis baratos

El mariachi es uno de los símbolos más conocidos de la cultura y tradición de México, no por nada ya forma parte de la lista de los Patrimonios Inmateriales de la Humanidad hecha por la UNESCO; además, nos encanta contratar mariachis baratos para animar nuestras fiestas. Seguramente sabes algunas curiosidades sobre los mariachis, pero conoces cuál es el origen de su traje tan famoso y característico, si la respuesta es no, entonces sigue leyendo esta nota, aquí te lo contamos.

El traje del mariachi es reconocido a lo largo de todo el mundo, y su historia empieza con el traje de charro, la cual se originó en la región Campo Charro, ubicada en Salamanca, en España. El traje típico de este lugar era un vaquero negro con una chaqueta de traje corto y botas de montar, además de un sombrero, muy similar al de México, sólo que con alas más pequeñas. Antes de que los mariachis adoptaran el traje de charro, se vestían con trajes tradicionales rurales de Jalisco, los cuales consistían en mantas de algodón y paja con hojas de palma como sombreros.

Los mariachis mexicanos adoptaron el traje de charro a principios del siglo XX, pero decidieron añadir una variación de la vestimenta en blanco y otros colores, además le agregaron adornos artesanales, como los botones de oro y plata y múltiples bordados, esto para distinguirse de los jinetes charros y para crear y demostrar su propia identidad. Hoy en día, el traje de mariachi que todos conocemos consta de una chaqueta elegante, un pantalón muy ceñido y entallado o una falda, en el caso de las mujeres, que cuenta con adornos de metal troquelado fabricados en serie o de manera artesanal, una camisa blanca o de color hueso, botines y corbata de rebozo y, por supuesto, el clásico sombrero, que puede estar hecho de lana, pelo de liebre u otros materiales.

La figura y vestimenta del charro se hizo muy popular en la época del Cine de Oro Mexicano, cuando se podían ver en la pantalla a actores como Pedro Infante, Jorge Negrete y Luis Aguilar montados en sus caballos, con mucho porte y presencia, conquistando a las mujeres con sus voces. Por lo que no era raro ver en la calle a personas vestidas de esta manera; sin embargo, los tiempos han cambiado, pero aún tenemos a los mariachis, quienes hicieron suyo este traje, que también los define y los distingue en México y en todo el mundo.

, , ,