Artesanías,Cultura,Tradiciones

Plagio de la artesanía mexicana

31 Jul , 2018  

Si asistes a un lugar turístico o incluso en la propia Ciudad es común encontrar en una tienda de artesanías mexicanas prendas de ropa bordadas de diferentes comunidades indígenas. Es común, ya que se busca fomentar la compra del trabajo de cientos de manos artesanas. Sin embargo, que una tienda en San Diego, California, se presente un diseño típico de la comunidad oaxaqueña de Santa María Tlahuitoltepec, presentándose como parte de la colección de una diseñadora francesa, eso si es más que extraño.

Este incidente ocurrió en 2015, cuando la cantante Susana Harp denunció a través de las redes sociales lo que había encontrado. Rápidamente la información se hizo viral y se acusó a la marca Isabel Marant de haber cometido plagio, aunque posteriormente la diseñadora en persona dijo que no había pretendido adueñarse del diseño y que, efectivamente, lo había retomado de dicha comunidad.

Pero resulta que este no es el único caso que se ha presentado, pue en algún momento determinado, muchas marcas reconocidas incluso a nivel internacional han cometido plagio e incluso se han adueñado de diseños y trabajos elaborados por las comunidades indígenas de nuestro país. Una tradición local que más allá de combinar imágenes y colores, son una representación de las diversas tradiciones que se han cultivado y conservado a través de la historia, con un precio invaluable. El textil, más que una indumentaria para vestir, se ha tratado como un trabajo artesanal que guarda entre sus simbolos, líneas y figuras un “pedacito del alma”, tanto del maestro artesano como de su cultura.

Desde 2012 se han detectado casos de plagios de diseños textiles en diferentes marcas: Mara Hoffman. Madewell, Zara, Rapsodia, Intropia, Mango, Antik Batik e incluso Nike son algunas de las marcas que se han visto envueltas en problemas por presentar en sus prendas bordados, patrones, materiales y brocados que son utilizados por la comunidad que los elaboró para representar su cosmovisión y la cultura que aún se preserva en sus pueblos.

A pesar de que en muchos casos, se ha buscado proceder legalmente y crear una barrera que permita proteger las piezas de cada artesano, existen muchos inconvenientes para poder crear una protección legal contra las personas que siguen robándose el trabajo de las manos artesanas. 

Sin embargo, la gente no descansa, y así como las personas que conocen el trabajo de la comunidad hacen denuncias públicas del plagio y otras más se organizan en colectivos para proteger lo más que puedan sus creaciones y darlos a conocer al mundo desde su origen.

Artesanías,Cultura,Tradiciones

Muñecas mexicanas: Parte I

3 Jul , 2018  

Uno de los objetos mexicanos más curiosos y admirados en México y a nivel internacional son las muñecas tradicionales. Hechas con diferentes tipos de materiales, estas curiosas artesanías, además de ser una manera que tuvo la gente en su momento para entretener a los más pequeños de casa y quizás, preservar parte de sus tradiciones como comunidad, ahora son hermosos artículos que se ocupan como obsequios y en decoración. Por ello, hemos realizado una recopilación de los diferentes tipos de muñecas que existen y parte de su origen.

Las muñecas Marías

Coloridos listones adorar su cabecita ligeramente más grande que el resto de su cuerpo. De ropajes coloridos, cabello de estambre acomodado en dos trenzas, estas muñecas son quizás las más famosas de todas, y es la mejor muestra del sincretismo que se dio con la llegada de los españoles al Nuevo Mundo. La comunidad Mazahua comenzó a elaborar este tipo de muñecas, como una alternativa mucho más económica de las muñecas de porcelana que se vendían en los mercados, procedentes de España. La muñeca adquirió su nombre por ser así como se les llamaba a las mujeres mazahua.

Muñecas Quialana

Procedente de una comunidad en Oaxaca, estas muñecas de trapo son ataviadas con un sinfín de colores y modelos de ropa. Considerada un genuino juguete mexicano, las artesanas que se dedican a su elaboración eligen trajes típicos de las diferentes zonas del Estado, pese a lo que se puede pensar, este proyecto no tiene más que unos 5 años desde su inicio, y de 8 artesanos, el grupo ahora cuenta con más de 70, entre mujeres, niñas, niños y hombres de la comunidad que exportan su trabajo a países como Colombia y estados Unidos.

Muñecas de totomoxtle

Un arte que data de la época prehispánica y que se elabora a partir de un material que era parte de la alimentación básica de aquel tiempo: el maíz. El totomoxtle es la hoja del maíz que se deja secar, a pesar de que es comúnmente utilizado

para la elaboración de tamales, también es la materia prima de las muñecas de totomoxtle, aunque no se tiene claro cómo se inició la tradición, lo cierto es que la belleza de las creaciones las ha vuelto muy populares. Su proceso depende del tamaño, la complejidad del trabajo y la pigmentación que requiera cada hoja. La mayoría de las creaciones están inspiradas en los trajes típicos de la cultura mexicana.

Artesanías,Cultura,Tradiciones

Barro que cobra vida

21 Jun , 2018  

En México, las figuras artesanales son la mejor forma que tienen las personas para representar su pensamiento y darle forma a sus ideas, que se componen de su cultura, cosmovisión, etc. Quizás una de las artesanías mexicanas más reconocidas en el mundo son los árboles de vida, que originalmente nacieron en el municipio de Metepec, Edo. o.De México, como una manera de adoctrinar a los indígenas de la época colonial por medio de imágenes, pero hoy día son una forma de representar nuestras tradiciones, cultura popular, etc.

Su origen se relaciona estrechamente con la tradición alfarera y las técnicas que los pueblos pre coloniales ya tenían en la región central de México. A diferencia de la cerámica que se conocía en Europa, el trabajo en cerámica no solo se usaba para la creación de artefactos de uso común, sino para crear representaciones de antiguas deidades y ornamentar con símbolos propios de cada pueblo.

Con la llegada de los españoles y su conquista, esas figuras fueron destruidas y en su lugar, los frailes encargados de evangelizar y transformar a los pueblos nativos al catolicismo vieron en la alfarería una oportunidad para fomentar el uso de símbolos, la imagen de santos y la iconografía cristiana. Retomando la idea del “árbol de la vida” representado en pinturas, se comenzó a fomentar la recreación de estos con barro. Se cree que esta tradición se origina en Izúcar de Matamoros, Puebla, de donde surgieron los primeros árboles con pasajes bíblicos como el Jardín del Edén y la expulsión de la primer pareja como castigo por sus pecados (Adán y Eva).

La tradición se extendió rápidamente hasta llegar a Metepec, lugar a donde se asocia más el árbol de la vida por la gran cantidad de talleres que se dedica exclusivamente a su producción. La función religiosa duró durante gran tiempo, en el cual las familias artesanas crearon obras relacionadas con el catolicismo: el arca el Noé, el nacimiento de Jesus, la sagrada familia, etc.

Es a medidos de la década de los 50 cuando la fabricación dejo de lado esta función y reproducción religiosa y se adentró en hacer árboles de vida temáticos, que representaban desde la primavera, los animales mexicanos, la tradición gastronómica, la catrina y la muerte. Metepec es el municipio que más ha preservado la alfarería, de tal manera que en 2009 se logró convertir a los “árboles de vida” como una marca registrada y denominación de origen para preservar su sello de calidad y autenticidad.

Los árboles de vida son tan populares que muchos artesanos han tenido la oportunidad de exponer sus trabajos en museos alrededor del mundo y grandes instituciones como el Vaticano.