Arte,Claqué,Cultura,Danza

Tap…tap…tap: el inicio de un baile

9 Oct , 2018  

baile tap

Clases de tap

Si te llama la atención tomar clases de tap, o ya lo prácticas, entonces sabes que este estilo de danza, también conocido como claqué,  es uno de los pocos bailes en los que no solo se aprecia la ejecución de los pasos o su improvisación, sino el ritmo constante que es una combinación entre el ritmo del bailarín y las perscusiones de la música.  Un golpeteo característico que puede acompañarse de música o disfrutarse acapella, este baile tuvo su inicios hace poco más de un siglo y fue el resultado de una combinación cultural entre dos grupos totalmente diferentes.

El origen del tap o claqué 

Este baile comenzó a popularizarse en  Estados Unidos durante el siglo XIX,  derivado de una fusión entre la danza de suecos propia de Irlanda, la región norte de Inglaterra y escocia, que fue combinada con algunos ritmos y movimientos propios de danzas afroamericanas, caracterizadas por el movimiento libre como una expresión del cuerpo (principalmente usando manos y pies)  y la improvisación, lo que era muy empleado en sus danzas tradicionales.

Bailado en un inicio por esclavos e inmigrantes de estos países, este baile se comenzó a aceptar en la sociedad posteriormente a la guerra de secesión que se dio en Norteamérica, cuando bailarines de diversos grupos se reunían para llevar a cabo improvisadas competencias, dando a conocer sus mejores pasos y movimientos.

Así es como se pulió el tap americano, mezclando poco a poco las danzas, adaptando pasos y movimientos para dar vida a un nuevo estilo de baile. Gracias a ello, las posturas rígidas característica del baile europeo comenzaron a ser más relajadas, y el golpeteo constante producto de los suecos fue lo que, en parte, dio vida al característico sonido que hoy día es distinguido fácilmente.

La evolución del baile 

Prosperando la primera mitad del siglo XX, el tap se extendió a lo largo del país, siendo adoptado en zonas de urbanidad, como Broadway, especialmente para sus presentaciones. Los espectáculos tenían la tendencia a incluir al menos un baile de tap como parte de las presentaciones diarias, en cada ciudad del país había al menos un grupo de aficionados que se dedicaran a ejecutar improvisadas coreografías en las calles.

Por un tiempo, la danza tap fue acompañada y estrechamente relacionado con el jazz, entre otras cosas por el ritmo de las percusiones, además de la tendencia a improvisar de repente movimientos para dar paso al ritmo de los pies.

Durante los 30, 40 y 50 el baile acaparo varias áreas del entretenimiento: televisión, películas, presentaciones en vivo. De hecho, los gran parte de la ola de musicales que se dio en la pantalla grande estaban enfocadas en este estilo de baile. Sin embargo, con la llegada de otros ritmos, entre los cuales se destaca el Rock and roll, la popularidad de este baile fue decayendo, aunque sigue considerándose uno de los estilos de baile más características de Estados Unidos.