Música,Piano

Historia del piano

5 Dic , 2019  

escuela de musica para adultos

Cuando tomamos clases en una escuela de musica para adultos, es muy común que nos den un pequeño repaso por la historia de la Música y por información relevante acerca de este Arte; por ejemplo, es fundamental que los alumnos que estén aprendiendo a tocar la batería, la guitarra, el violín, entre otros, conozcan el origen o creación de su instrumento musical; por esta razón, decidimos dedicar esta nota a la invención del piano. La ascendencia del piano se remonta a varios instrumentos como el clavicordio, clavecín, y dulcimer, sin embargo, al profundizar más en su origen, encontraremos que el piano es un descendiente del monocordio, lo que lleva clasificarlo como un instrumento de cuerda, ya que los sonidos provienen de la vibración de las cuerdas, aunque también puede ser clasificado como un instrumento de percusión porque un martillo golpea esas cuerdas y, de esta manera, es similar a un dulcimer.

El dulcimer cuenta con una simple caja resonante con cuerdas estiradas encima y, al igual que un piano, utiliza un pequeño martillo para golpear las cuerdas, es por esto que se le considera un antepasado directo del piano. Este instrumento se originó en Oriente Medio y se extendió por Europa en el siglo XI. Asimismo, el piano forma parte de la familia del teclado, cuyo primer integrante fue el órgano, el cual envía ráfagas del aire a través de las pipas para crear sonidos. Los artesanos trabajaron sobre el órgano para desarrollar otro instrumento: el clavicordio.

El clavicordio apareció por primera vez en el siglo XIV y se hizo popular durante la época renacentista. Para tocar este instrumento musical, se pulsa una tecla que envía una varilla de latón, llamada tangente, para golpear la cuerda y provocar vibraciones que emiten sonidos sobre un rango de cuatro a cinco octavas. Este sistema de cuerdas y tabla de resonancia, y la estructura general del instrumento se asemejan a los que se pueden encontrar en un piano; sin embargo, fue hasta el año 1709 que Bartolomeo Cristofori(1655-1731), originario de Italia, inventó el piano. El músico estaba insatisfecho por la carencia del control que los músicos tenían sobre el nivel de volumen del clavicordio, por lo que buscó cambiar, hacia fuera, el mecanismo que rasgaba con un martillo y, de esta manera, creó el piano que hoy en día conocemos. Este instrumento fue bautizado como “clavicembalo col piano e Forte” (clavicordio que puede tocar sonidos suaves y fuertes), pero, con el paso del tiempo, se acortó a “piano”.

El primer piano de Cristofori se dio a conocer en 1711, gracias a un artículo publicado por Francesco Scipione en el Giornale de’ Letterati d’Italia en el que alababa y describía con detalle las características de este instrumento; sin embargo, en sus primeros años, los músicos de la época no apreciaron el piano, así que evitaban tocarlo. A pesar de esto, Cristofori siguió trabajando y perfeccionando su invento, y para 1726, introdujo el sistema una corda, todavía presente en los pianos modernos, que da la posibilidad de desplazar el mecanismo para que cada macillo golpeara una cantidad de cuerdas menor de lo habitual, con lo que se conseguía un sonido muy suave; además, el sistema de escape permitía variar el volumen y el timbre. De esta manera, el piano se convirtió en un instrumento musical con una excelente capacidad expresiva, ya que podía producir sonidos de gran volumen y muy fuertes o con un tono más dulce. Posteriormente, los fabricantes de pianos se limitaron a construir copias exactas del instrumento de Cristofori, y aunque hubo algunas variaciones, ninguna de ellas fue realmente importante hasta la aparición de Gottfried Silbermann, quien inventó el precursor del pedal de resonancia actual.

Como ya mencionamos, Cristofori introdujo el piano moderno, que sirvió de base para mejorarlo en los siglos posteriores, tanto en materiales y diseño como en número de notas. El momento cumbre de la fabricación de pianos tuvo lugar a finales del siglo XVIII, con fabricantes como Johann Andreas Stein, Nannette Streicher y Anton Walter, ya que los avances tecnológicos propiciados por la Revolución industrial supieron dar respuesta a las preferencias de los compositores y pianistas, gracias a esto el piano sufrió importantes modificaciones que consiguieron dotarlo de un sonido más poderoso. Para el siglo XIX, abundaban las compañías de fabricación de pianos como, por ejemplo, Bösendorfer en Austria, que se fundó en 1828.

El año 1853 supuso un hito en la evolución de los pianos, cuando el alemán Heinrich E. Steinweg emigró a Estados Unidos, lugar en el que fundó Steinway & Sons. Esta marca diseñó el piano vertical moderno con cuerdas cruzadas y una única tabla armónica, lo que resultó ser un parteaguas para este instrumento musical. De esta manera, los pianos Steinway recibieron medallas de oro en muchas exhibiciones de EUA y Europa, incluso, la compañía ganó la “Grand Gold Medal of Honor”, en la Exhibición de París, por la excelencia en la manufactura y la ingeniería de sus pianos. Un dato muy interesante de la música es que esta fue la primera compañía estadounidense que recibió tal medalla, lo que convirtió a los pianos Steinway en la elección por excelencia de muchos miembros de la realeza, y ganaron el respeto y admiración de los mejores pianistas del mundo.

 

Consejos,Música,Piano,Tips

7 razones para aprender a tocar piano

18 Oct , 2018  

academia de piano

Academia de piano 

Asistir a una academia de piano y aprender a tocar este instrumento no solo es una excelente manera de adentrarse en el mundo de la música, también permite darle el desarrollo de habilidades que son muy beneficiosas para la mente.

Ayuda a reducir el estrés

Muchos estudios en diferentes universidades y centro especializados han demostrado que la música es muy beneficiosas sobre el estrés y los problemas que derivan de esto. El sonido del piano, específicamente, permite calmar el estrés, la angustia propia de la vida cotidiana y ayuda a que la mente encuentre la calma.

Otra razón para que el piano sea tan bueno, se debe a que al practicar todos los días, el pianista se concentra en una tarea en especifica y por ello no puede pensar en ese momento en otra cosa, ya que no solo debe concentrarse en las notas, sino pensar en las armonías, los matices, la respiración, velocidad. Así, las inquietudes personales se alejan, el agotamiento físico disminuye y se activan zonas del cerebro responsables de buen humor.

El piano te ayudará a “modificar el cerebro

Según estudios realizados por la universidad Norhwestern, determinaron que la música es muy beneficiosa para la salud y el bienestar. Especialmente, aprender a tocar música por medio del piano te permite generar nuevas conexiones neurológicas, debido a la técnica que se usa para aprender es diferente de otros instrumentos. ya que es necesario el uso de ambas manos para ello, para lo que se necesita una mejor concentración.

Aprendes a coordinar cuerpo y mente

De manera física, al aprender a tocar un instrumento musical, no solo se desarrollan las habilidades cognitivas. sino las habilidades motoras y de coordinación. La combinación de cerebro, vista y manos es necesario para poder leer una partitura, colocar los dedos en las notas o acordes correspondiente y ejecutar con precisión cada una de las notas musicales que la canción pide, así como de la velocidad e intensidad necesaria.

Mejora tu memoria y habilidades cognitivas

Al aprender a tocar el piano o cualquier otro instrumento de música, influye en la mejora de las capacidades intelectuales. Por ello, se han llevado a cabo numerosas investigaciones que han llegado a la conclusión que tanto escuchar música y saber tocar un instrumento mejora notablemente la memoria.

Esto se debe a que al aprender sobre música, no solo es recordar las notas, sino descifrar todo un nuevo lenguaje: solfeo, claves, gamas, teoría musical, armonía, comprensión de partituras, notas a través del sonido, lo cual fomenta el proceso intelectual de la mente, tanto para recordar como para procesar la información.

Aprendes disciplina y a ser perseverante 

Al aprender a tocar un instrumento y música a través de las notas y el solfeo, las personas aprender a ser disciplinadas y perseverantes. ¿Por qué? El solfeo es igual que cualquier otro idioma, salvo que este en vez de usar palabras, se basa en posiciones y comprender el significado de cada nota y símbolos. Por ello, al aprender las personas que aprenden de música necesita ser disciplinada y exigente, para que su aprendizaje sea progresivo.

Por eso, si las personas no tienen este hábito, al comenzar a dedicarse a ser constante en su práctica y no dejar la tarea de lado, la paciencia, perseverancia y practica, estas útiles habilidades pueden transportarse a otras áreas de la vida diaria.

Mejora y facilita la lectura 

Igual que cualquier otra materia enseñada en educación básica, las habilidades aprendidas pueden ser empleadas en diferentes áreas y la música no es la excepción. Esta se puede asociar con conocimientos de matemáticas y lectura, pues para aprender sobre música, se aplican conocimientos de cálculos matemáticos y lectura rápida

El solfeo, al ser un nuevo lenguaje, permite aprender notas, claves, intervalos, armonía y ritmos que se emplean en las partituras, por lo que es necesario aprender a identificar cada símbolo, mejorando la comprensión lectora y mejora la velocidad de la lectura.

Ayuda a socializar

Aunque las personas no lo piensen así, al aprender a desarrollar el piano se puede desarrollar la inteligencia social de cada practicante. Aunque se trate de aprender a tocar el piano solo, para aprender la posición correcta, el solfeo y algunas otras técnicas, es necesario que cada practicante asista a con un maestro profesional, a una academia o ir a un conservatorio para aprender solfeo junto a otros alumnos que pueden tocar diferentes instrumentos.

Aunque la gente guste interpretar piezas en solitario, tocar cualquier instrumento como piano, guitarra o violín permite hacer más amigos y relacionarse, especialmente en la época adolescencia.