Clases de musica,Niños

Los beneficios de la música en los niños

14 Nov , 2019  

escuela de musica para niños

La música ayuda a crear conexiones y a despertar sentimientos en el individuo, independientemente de la edad que tenga. Pero debemos reconocer que establecer un contacto con la música desde la niñez es una increíble forma de entretenimiento y diversión, pero, además, puede marcar una diferencia considerable en la formación, educación y desarrollo emocional e intelectual de los niños. Los niños siempre se relacionan con la música, desde las canciones que escuchan en su vida diaria hasta las clases que toman en una escuela de música para niños, lo cual trae consigo grandes beneficios para ellos, a continuación te decimos cuáles son.

Estimula su inteligencia: La música tiene una estrecha relación con los altos desempeños académicos, ya que la exposición temprana a la música favorece la actividad neuronal y activa la parte del cerebro relacionada con la lectura y las matemáticas. De esta manera, los niños que tocan o están aprendiendo a tocar un instrumento tienen razonamientos más complejos y mejoran su habilidad para resolver problemas matemáticos.

Mejora la capacidad de memoria, atención y de concentración: La música potencia la concentración, la memoria y la atención de los niños. Un niño con una formación musical variada y constante, o que utiliza la música para alcanzar sus objetivos, tiende a memorizar más fácilmente.

Aprenden a expresar sus sentimiento y emociones: Como sabemos, la música es una excelente forma de expresar sentimientos, emociones y pensamientos. Por medio de un instrumento musical de su agrado o a través del canto, el niño puede canalizar su energía y aprende a reconocer y decir lo que piensa y siente.

Potencia su autoestima: Con la música el niño será más feliz y tendrá un mejor estado de ánimo, además de que, aprender a tocar un instrumento, los más pequeños pueden confiar en sus capacidades, habilidades y talentos, lo que ayuda a que se sientan más seguros consigo mismos y aumente su autoestima.

Mejora sus relaciones con los demás: Tocar un instrumento, bailar o cantar pueden hacer que un niño pierda su timidez, sea más sociable y pueda relacionar e interactuar mejor con otros niños. La música propicia el trabajo en equipo, y ayuda a fortalecer y establecer nuevos vínculos y a comunicar sus ideas con fluidez.

Estimula su creatividad: Los sonidos musicales ayudan a desarrolla la creatividad y la imaginación al estimular el lado derecho del cerebro, mejorando así la capacidad para realizar cualquier otra actividad artística.

Se vuelven más activos: La música implica movimiento y baile, lo cual mejora el rendimiento físico y favorece el desarrollo muscular de los niños, ya que al adaptar su movimiento corporal a los ritmos, contribuyen a potenciar el control rítmico de su cuerpo y mejorar su coordinación.

 

Arte,Clases,Cultura,Cursos de verano,Niños

Talleres y cursos de verano para niños en CDMX

26 Jul , 2019  

xitle

Las vacaciones de verano ya están aquí, y son el momento indicado para pasarla bien, relajarse y no pensar ni en el trabajo ni en la escuela. Esta es la época del año en el que las playas, los pueblitos mágicos o los centros turísticos se llenan de tranquilos vacacionistas; pero si tú no saldrás de la ciudad y estás buscando que actividades recreativas puedes realizar en ella, o si buscas inscribir a tus hijos en cursos de verano o talleres que los hagan divertirse mucho mientras aprender algo nuevo, entonces sigue leyendo porque en esta nota te traemos unas cuantas sugerencias.

En el Centro Cultural Xitle, ubicado en Azcapotzalco, se ofrecen muchas opciones para que tanto tú como tus hijos o sobrinos, hermanos o primos pequeños, pasen un verano divertido y lleno de cultura. Cuentan con un taller de teatro, cuya misión va más allá de sólo enseñar y dar a conocer lo que es el arte dramático, lo que busca este taller es que los niños, adolescentes y adultos que participen en él aprendan a desenvolverse físicamente y a hablar en público, no importando en que escenario de su vida se encuentren, como, por ejemplo, en una exposición en la escuela o en una entrevista de trabajo, etc. Al tomar este taller, los niños también perderán el miedo a sentirse exhibidos o estar frente a una audiencia, serán conscientes de su cuerpo y de sus propios movimientos, aprenderán a trabajar en equipo, generando así un sentimiento de empatía y compañerismo con los demás integrantes del taller, además podrán desarrollar sus habilidades sociales al crear amistad con otros niños.

Ahora que, si lo tuyo o lo de los niños no es la actuación, otra opción que ofrece el Centro Cultural Xitle son las clases de pintura, las cuales son impartidas por Fabián Munguía, un diseñador gráfico, impresor, ilustrador y pintor, con más de 15 años de experiencia. En estas clases, los más pequeños aprenderán a dibujar y a pintar animales, objetos, paisajes y la figura humana, con distintas técnicas como óleo y acuarela; asimismo, desarrollarán todavía más su creatividad e imaginación.

En el Centro, también se imparte un taller de danza folklórica, en él se busca estimular la actividad física y el desarrollo motriz de los niños, además, de esta manera, se preservan, conservan y difunden las danzas tradicionales de nuestro país. La danza promueve la disciplina, el compromiso y la perseverancia, valores que los niños pueden poner en práctica siempre. El taller lo imparte Araceli Rosales, quien es integrante del ballet folklórico Yetlanetzi.

Estas son sólo tres opciones de todos los talleres y clases que ofrece el Centro Cultural Xitle, así que no lo pienses más, acércate a sus instalaciones y conoce lo que tiene para ti y tus niños. Te aseguro que pasarán un verano increíble.

Beneficios,Clases,Consejos,Cursos de verano,Niños

Beneficios de los cursos de verano

12 Jun , 2019  

cursos de verano cdmx

Cursos de verano CDMX

Estamos a menos de un mes que de el ciclo escolar llegué a su fin y con las vacaciones de verano cada vez más y más cerca muchos padres comienzan a buscar entre los muchos cursos de verano en la CDMX, a pesar de que mucho piensan que solo lo hacen para no tener a los pequeños la realidad es que las actividades durante el verano pueden traer un montón de ventajas.

Tenemos que tener en mente que el desarrollo mental, físico y cultural son un trabajo constante, por lo tanto vamos a contarte un poco acerca de los beneficios que pueden tener los más pequeños si decides inscribirlos a un curso de verano.

  1. Habilidades sociales. Puede que una persona sea sociable por naturaleza, aunque si este no es el caso de tu pequeño un curso de verano es una oportunidad de oro para desarrollar sus habilidades sociales. Una de las principales ventajas es que al estar fuera de un entorno escolar en regla esto le permite expresar su personalidad de manera más libre, las restricciones como el uniforme o los grupos se eliminan de la ecuación lo que ha probado ser benéfico. A veces lo único que se necesita es un buen verano para recargar la seguridad y autoestima de un niño.
  2. Nuevos retos. De alguna manera en un entorno escolar los niños se encuentran como en una burbuja, poco a poco esto crea una zona de confort. El concepto de curso de verano o escuela abierta como fue el nombre que le otorgo la secretaría de educación fue diseñado para tener diferentes actividades recreativa que al no tener que cumplir con un temario como las clases le permite al pequeño abrirse a nuevos retos y desarrollar nuevas habilidades que pueden traerle más beneficios en el futuro.
  3. Actividad física e intelectual. ¿Alguna vez has escuchado a los niños bromear acerca de que olvidaron como escribir? Bueno, a pesar de ser una broma es cierto que hay quienes pierden el ritmo de la escuela o que se acostumbran a un verano de ocio sin estímulos mentales lo que dificulta su regreso a clases, en las que deben poner atención. Así que mantener el cerebro lleno de estímulos durante las vacaciones les aporta muchos beneficios ya que siguen aprendiendo, pero sin lo estricto de la educación escolarizada. Es de todos nos parece que es el beneficio más grande ya que con el tiempo el aprendizaje continuo se vuelve un gusto más que una obligación.