Sin categoría

La factura de los hijos

2 Ago , 2017  

Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Tener un hijo es muy caro, y es muchísima responsabilidad, pero sobre todo caro. Necesitas de una solvencia económica muy buena para poder mantener a un solo hijo, y que éste tenga una vida de calidad. Desde antes de su nacimiento te das cuenta de lo que estoy hablando, ni siquiera ha llegado el infante y ya tuviste que haber comprado los pañales, la cuna, la carriola, zapatos para bebé, y cualquier adhesión que se te ocurra.

Aparte los bebés terminan duplicando su tamaño en meses, y es una compra de ropa y ropa. Vestidos, pantalones, zapatos, todo para que les dure unos meses solamente, o hasta semanas. Y los festejos que esperan, que van desde los vestidos de bautizo, hasta los de XV años, y a veces hasta los de bodas

Sí, es una decisión que no puede ser dejada al azar o a los comunes accidentes que aquejan continuamente a las adolescentes. ¡Basta de tener hijos por error! No puede ser posible que ahora se les esté llamando bendiciones, cuando en realidad jamás fueron planeados, ni se tienen los recursos para mantenerlos. Debemos comenzar a implementar con mayor fuerza la educación sexual, ya que un hijo, por supuesto que es una bendición, no obstante, requiere de un compromiso que es de por vida.

Asimismo, se debe traer en condiciones adecuadas, cuando encuentres la estabilidad en tu vida, cuando no haya sido por un momento de calentura o por una fiesta que no se controló bien. Claro que son hermosos los hijos, y que vestirlos es una satisfacción para cualquiera. Pero no todo es coser y cantar, y por supuesto que no se queda en eso.

zapatos-para-bebés

Un hijo significa que estarás en algún momento despierto a las tres de la mañana, sosteniendo su mano, mientras la calentura aqueja su cuerpo; que tendrás que gritar y encaminarlo por una senda que ni siquiera tú estás seguro de que sea la correcta; que tendrás que soplarte su irritabilidad en la adolescencia; corregir sus errores, que van desde un mal trazo de su cuaderno, hasta un problema con sustancias.

Sí, ser padre es una bendición, es un milagro, es una creación de algo superior a nosotros. Y por tanto debe respetarse como tal, no se puede jugar con lo que es más grande que nosotros. No es posible traer a niños que están en la calle muriendo de hambre, que se encuentran en orfanatos, que son maltratados.

Toda niña tiene el derecho de tener en su infancia ese vestido que la haga sentir como princesa, o los varones que se sienten realizados por ese balón de futbol Nike. Todos necesitan de la caricia tierna de su madre, o del suave beso de buenas noches en la frente.

Facebook Comments


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *