centro cultural azcapotzalco

Arte,Cultura

La importancia de la cultura y la artes

18 Abr , 2019  

Centro Cultural Azcapotzalco

Según los expertos, los humanos son artistas por naturaleza y su origen comienza con la génesis de la humanidad. Desde la pintura rupestre hasta la última pieza contemporánea que se haya creado como medio fuente y forma de expresar alguna idea o sentimiento. Además, el arte sensibiliza a la sociedad que aspira a ser mejor.

La formación artística debe de comenzar dese la educación básica, hasta la educación superior y en centros culturales, vista como un tema central en los programas escolares y no como un “relleno” o “materia optativa”. El desarrollar nuestras artes es ampliar al sentido que se tiene de la humanidad, lo que se convierte en un sentido de esperanza. En la Ciudad de México existen diversos recintos culturales como la Academia de San Carlos en donde se imparten diversos talleres culturales.

El arte libera y desestresa, en primer lugar, al artista. La arteretapia es una herramienta curativa que se formalizó a partir del año de 1920, cuando los profesionales de la salud mental comenzaron a notar que algunos pacientes que presentaban trastornos mentales se expresaban a través de la pintura u otra formas lúdicas.

Así pues, este hecho despertó la curiosidad de los investigadores en el área que decidieron aplicar esta estrategia de la creación de arte como terapia cuando los medicamentos o una sesión verbal no eran suficientes. Si nos enfocamos en la terapia como tal, esta puede tener lugar en diversos escenarios, incluyendo consultas privadas, centros comunitarios, cárceles, escuelas y hospitales, por ejemplo.

El arte como terapia es una técnica que se entiende por tres canales; el terapeuta, el cliente o paciente y el arte. A pesar de ello, no todo es tan absoluto, pues no es necesario pasar por la consulta de un psicólogo o psiquiatra para obtener los resultados curativos del proceso creativo en el que se manifiesta el arte.

La naturaleza humana y la vida misma, tienen aspectos inasibles que son tan o más importantes que lo concreto. El ser humano, al convertirse en hacedor de signos y símbolos crea un mundo propio. No hay civilización alguna, que pueda prescindir de los símbolos ni de su interacción.

Justo eso hacen las artes, resignifican la realidad, no para volverla más lejana, sino que mostrando su complejidad, nos acercan a lo más importante, la sensibilidad y la intuición. Ahí es donde corroboramos que como seres humanos estamos incompletos, que nuestra visión de la realidad no es la única y con ello podemos acercarnos a la plenitud a través del entendimiento.

Es por lo anterior que podemos lograr un punto fundamental, el entendimiento de que hay un prójimo y tenemos la necesidad de él para completarnos y viceversa.

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 1 Average: 5]