Artesanías,Cultura

Muñecas mexicanas: Parte II

17 Jul , 2018  

Los objetos mexicanos son conocidos por su singularidad y belleza, cuestiones que le han dotado de popularidad tanto dentro como fuera del país. En especial, las muñecas artesanales, elaboradas con diferentes materiales, han preservado y rescatado las tradiciones de las comunidades indígenas del país que pueden ocuparse como un juguete, o un hermoso artículo de decoración. Anteriormente habíamos hecho un listado de algunas de las las muñecas más populares, y en esta ocasión, continuaremos con esa primera parte.

Las muñecas tarahumaras o raramuri

Estas muñecas fabricadas con madera y tela, son quizás uno de los juguetes que siguen ocupándose para la preservación de tradiciones y conocimientos de una comunidad que habita la Sierra Tarahumara. Otro de los materiales que suele utilizar son el trapo, creando bellas piezas vestidas con su indumentaria tradicional. La sencillez de su trabajo y lo llamativo de sus colores han hecho posible que sean consideradas una artesanía para personas ajenas al pueblo de los pies ligeros. 

Muñequita chiapaneca 

Hechas con tela y rellenas de algodón, estás pequeñas muñequitas son populares por sus detalles en la hechura. Los pueblos indígenas de tseltales y tzotziles suelen usarlos como adornos, pero a últimas fechas las han agregado a objetos como diademas y llaveros para captar la atención de turistas mexicanos y extranjeros. Igual que en Guatemala, a estas muñecas también las llaman quitapenas, pues se dice que si tu le susurras tus problemas, miedos, aflicciones y penas, la muñecas las absorbe e incluso, las puede revertir.

Muñeca triqui 

Elaboradas con tela y cabello de estamble, estás muñecas son hechas por la comunidad para sus hijos y como una forma de comerciar y obtener recursos económicos. Siempre ataviadas con la el vestido rojo tradicional de las mujeres de este pueblo indígena originario de Oaxaca, cuidan cada detalle, llevando collares y hasta cestas de mimbre tejidas.

Las tradicionales Catrinas de Capula 

Inspiradas en el legado prehispánico sobre la concepción de la muerte y retomando la imagen que el caricaturista José Guadalupe Posada hizo de ella, una de las imágenes más representativas de la revolución paso del papel al barro y el pastillaje, convirtiéndose en una de las esculturas típicas del Estado De Michoacán. Siempre ataviada con sus mejores ropas, exuberantes sombreros y accesorios típicos de las esferas sociales de finales del siglo XIX en México. Estas catrinas y catrines además de ser una hermosa decoración, son una prueba de nuestra historia y quizás una de las mejores artesanías que representa todo lo que el mexicano es, pasado, presente y futuro.

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]