Objetos mexicanos

Arte,Artesanías,Cultura

Un arte poblano: La talavera

5 Jun , 2018  

Uno de los objetos mexicanos más hermosos y destacados de México es el que se produce en el Estado de Puebla: La talavera. Su origen se remonta a la época colonial y es una muestra del mestizaje entre la cultura del viejo mundo y la de los pobladores originales del territorio mexicano. Gracias a la calidad de la arcilla de las localidades de Atlixco y Cholula, además del tipo de acabado vítreo, los productos resultantes de la práctica pueden ostentar la famosa “denominación de origen”.

A nivel mundial, este arte es reconocido no solo por su belleza como artículo de decoración, sino por la tradición y valores culturales que involucra su producción. Es considerada como una de las artesanías mexicanas más reconocidas. Es un tipo de cerámica mayólica- una forma de decoración nacida en el renacimiento- que comenzó en Puebla alrededor del año 1550, cuando un grupo de artesanos españoles comenzaron a producir la loza estannífera, lo que posteriormente se conocería como talavera.

Combinando su oficio con las técnicas y conocimientos sobre arcillas que poseían los pueblos indígenas, este arte se consolidó y permitió que fuera ampliamente conocida por toda la Nueva España. Con una combinación de técnicas chinas, italianas, españolas e indígenas, poco a poco los talleres alfareros crearon su propio estilo, diseño y técnica de trabajo para crear las famosas piezas con colores blanco y azul.

Fue tanto su auge y crecimiento que el fueron regulados por la corona española para que la industria tuviera gremios, estándares y la calidad del producto siempre fuera la misma. Además de dejar claras las normas más básicas, como el uso de materia prima, acabados, decoración y los parámetros necesarios para evitar la falsificación.

Aunque ha tenido periodos de crisis, talleres como “La talavera de la Reyna” buscaron fomentar a su producción y que no se perdiera la esencia que por más de 400 años había permanecido en el estado, invitando a que artistas y maestro unieran esfuerzos para crear nuevos modelos, piezas y acabados decorativos que dieran una identidad moderna al trabajo en Talavera.  Cambiando así las piezas tradicionales de uso común como platos, jarrones, floreros, lavamanos y loceta por figuras decorativas como animales, flores y formas humanas.

El centro histórico de Puebla, además de otras zonas del país, se encuentran decoradas con azulejos de talavera, lo que permite ver como este trabajo fue una parte importante de la decoración y la arquitectura. El primer cuadro de la Ciudad de México tiene sus propios edificios decorados con este material, como el que alberga a la tienda Sanborns, sobre la calle Francisco I. Madero.

Facebook Comments

, ,